Quiosco

Mi hijo es muy exigente ¿Tiene que ver conmigo?

Muchos padres se preguntan por qué sus hijos exigen tanta atención, todo el tiempo les piden que los mire o constantemente están tratando de hacer o decirles algo. Se frustran al no saber responder a estas demandas y terminan en discusiones que, aunque no necesariamente sean mayores, muy probablemente van minando la relación y comunicación de cara al futuro. 

El tema es que esto es como el huevo y la gallina, ¿es realmente tu hijo exigente y demandante? O… ¿será que constantemente postergas el prestarle atención y busca de manera desmedida que lo hagas?

Es importante hacer un ejercicio de pensar cuántas veces al día postergamos las necesidades de nuestros hijos. Es cierto que ellos deben aprender a tolerar las frustraciones, a lidiar con la espera y a controlar los impulsos. Sin embargo, si la constante en la relación es el tener que postergar sus necesidades para responder a la demanda del adulto esto puede ser contraproducente y convertirse en una necesidad excesiva de atención e inmediatez ya que se siente dejado de lado. 

En la crianza lo importante es el equilibrio, los adultos vivimos en constante ¨rush¨ pero debemos saber que el mundo que interiorizan los niños es totalmente distinto, uno más pausado, presente y con más sentido… ¿en qué momento olvidamos esto? Nuestros hijos nos pueden ayudar a retomar el presente. 

 

Lic. Clarissa Guerrero Subero, M.A.

Psicóloga Clínica Especialista en Terapia Infanto-Juvenil y Parentalidad Consciente

Instragram y Facebook @lic.clarissaguerrero

 

Clarissa Guerrero Subero

Clarissa Guerrero Subero

Psicóloga Clínica
Especialista en Terapia Infanto-Juvenil y Certificada en Parentalidad Consciente.

Advertisement