Quiosco

La Familia … un espacio para ser y crecer

Cuando eras joven o en tu infancia ¿te sentiste incondicionalmente amado y aceptado en tu familia sin importar lo que hicieras o dijeras? Estando en el mes de la familia reflexionar sobre este tema es inevitable para mí. Si no es en la familia … ¿Entonces dónde? La familia debe ser ese espacio de incondicionalidad absoluta en el que en conjunto se libren todas las batallas. 

Es cierto que a pesar de ser familia tendremos desencuentros, decisiones con las que no estaremos de acuerdo, situaciones que tendremos que enfrentar sin quererlo pero… ¿No es precisamente la familia una probeta del mundo exterior? ¿No es allí donde deben gestarse los fundamentos de una autoestima sólida, la incondicionalidad en el amor y la apertura de nuestra vulnerabilidad? 

Si en este momento estás lidiando con un desencuentro familiar, un adolescente con el cual no empatizas, un hijo en desarrollo que te detona, unos padres que no son capaces de ponerse en tu lugar: detente, piensa en el genuino valor del ser humano al cual te estás enfrentando y simplemente dedícate a amar. 

Las personas no son el problema y muchas veces confundimos estas dos partes perdiéndonos de la relación que merecemos con nuestra familia. 

¿Qué puedes hacer hoy para amar de una manera más incondicional?

 

Lic. Clarissa Guerrero Subero, M.A.

Psicóloga Clínica Especialista en Terapia Infanto-Juvenil y Parentalidad Consciente

Instragram y Facebook @lic.clarissaguerrero

Clarissa Guerrero Subero

Clarissa Guerrero Subero

Psicóloga Clínica
Especialista en Terapia Infanto-Juvenil y Certificada en Parentalidad Consciente.

Advertisement