Quiosco

Decir NO es un acto de amor

Todos los que somos padres sabemos que en algún momento ha existido ese ¨no¨ que nos ha puesto a dudar. Un “No¨ dicho a nuestros hijos que pensamos si realmente era necesario. Yo también he estado ahí, a pesar de mi experiencia acompañando familias he tenido mis momentos de dudar. Sin embargo, hoy te digo que si estás criando a largo plazo y no para respuestas o satisfacciones inmediatas todos tus ¨no¨ van a valer la pena. 

 Decir no, no tiene que lastimar. Esto puede ser un proceso amoroso de construcción de límites. Todo está en la forma en que lo hagamos para que a la larga sea un proceso de construcción para nuestros hijos y para nosotros mismos. Algunas formas de poner límites saludables a nuestros hijos pueden ser:

  • Recordar las reglas, esto despersonaliza los límites y los hace más claros porque ha sido un previo acuerdo.
  • Cuida el tono de voz al poner límites, no hay que ser agresivos para que el mensaje llegue.
  • Reflexiona en el aprendizaje detrás del límite luego que las aguas se calmen. Esto no siempre será comprendido por nuestros hijos pero les ayuda a entender nuestro propósito.

 

Poner límites y decir ¨no¨ a nuestros hijos es una forma de decirles: Te amo tanto que prefiero enfrentar un conflicto hoy contigo y que tener que verte en conflicto solo en el día de mañana. 

Lic. Clarissa Guerrero Subero, M.A.

Psicóloga Clínica Especialista en Terapia Infanto-Juvenil y Parentalidad Consciente

Instragram y Facebook @lic.clarissaguerrero

Clarissa Guerrero Subero

Clarissa Guerrero Subero

Psicóloga Clínica
Especialista en Terapia Infanto-Juvenil y Certificada en Parentalidad Consciente.

Advertisement