Quiosco

Cómo pedir perdón y por qué debemos hacerlo

En situaciones como las actuales, con la pandemia del Covid-19 son muchas las personas que se siente vulnerables. Esta sensación se manifiesta en los constantes cabios de ánimo que puede experimentar el ser humano, llegando a sentir en poco tiempo sentimiento de enojo, ira, desesperación y más.

Es cierto, que la crisis puede fortalecernos, pero también puede llevarnos al colapso, ya que el constante cambio que estamos experimentado exige una adaptación y con ella una reformulación de los valores para cultivar el fortalecimiento de la persona.

Dentro de los tantos valores que debemos desarrollar, la psicóloga clínica, Laura R. Pichardo (@lpichardo_terapeutafamiliar) recomienda fomentar en estos tiempos el perdón.

“Cometer errores es parte de nuestra realidad humana y aprender a enmendar es vital para sanar las relaciones. El perdón es una decisión consciente que conlleva un proceso voluntario de sanar situaciones que han causado heridas”, comenta la especialista.

Según explica, cultivar el perdón favorece al bienestar integral de las personas e implica desarrollar una mirada empática y compasiva con nosotros mismos y con los demás. Favorece a que puedan liberarse las cargas emocionales que surgieron como resultado de las heridas pasadas. Sin embargo, el no mostrar apertura al proceso del perdón implica mantener y alimentar en nuestra vida interior sentimientos de dolor, rencor, resentimiento y tristeza.

Con la situación actual, muchas personas están enfrentándose a constantes conflictos en el hogar, y otras han tenido más tiempo para reflexionar sobre sus relaciones familiares o afectivas. En ambos puntos pueden están ante la necesidad de perdonar o pedir perdón.

“Es importante ver el perdón como un proceso que puede vivirse desde dos roles distintos pero necesarios: pedir perdón y perdonar. El primero implica aceptar la falta cometida y tener un interés genuino en reparar el daño causado. Es aceptar el error sin justificarse, ni culpar a la otra persona. Y, sobre todo, comprometerse a no volver a incurrir en aquella acción que generó malestar. En el segundo, el caso de ser la persona lastimada, perdonar es abrirse a la posibilidad de ver al otro desde su justa dimensión humana, donde el error es parte de nuestra realidad. No significa olvidar lo sucedido, más bien es una disposición interna a sanar aquello que me causa dolor y que no deseo cargar en el camino de la vida”, agrega la terapeuta familiar y de pareja.

Para alcanzar el perdón es importante respetar el proceso de sanación de cada persona, “no puede apurarse, ni obligarse. Perdonar no significa que las relaciones van a reconstruirse o mejorar, ya que, en ocasiones, parte del proceso de perdón es establecer límites saludables”.

9 ingredientes para pedir perdón

La especialista te comparte algunos ingredientes que favorecen el proceso de pedir perdón tomados de la cuenta de Brene Brown (@brenebrown) para hace que la acción sea un acto genuino y promueva la reconstrucción del vínculo.

  • Evitar incluir la palabra “pero”
  • Mantén la atención en tus acciones y no en la respuesta de la otra persona.
  • Incluye una oferta para reparar que corresponda a la situación.
  • No acciones de más.
  • No te quedes atrapado en quién tiene la culpa o quién no.
  • Haz tu mayor esfuerzo para evitar repetir el error.
  • No silenciar a la otra persona
  • Evita buscar hacerte sentir mejor, si se corre el riesgo de que la persona lastimada se siente peor.
  • No pedir a la persona lastimada hacer algo, ni siquiera personar.

Ir a la fuente

Diario Libre

Noticias de última hora de República Dominicana en Diariolibre.com, periódico líder en lectoría.

Advertisement