Quiosco

Alimentación y Emociones

Cada vez son más las personas que tienen conciencia de cómo la alimentación está completamente vinculada al mundo de nuestras emociones pero… ¿Te has puesto a pensar cómo afecta esto a tus hijos?

La forma en que vemos, hablamos e incluso administramos la comida en nuestro diario vivir tiene una fuerte carga emocional que, muchas veces y sin quererlo, vamos modelando a nuestros hijos siendo la incoherencia el factor más común de todos. Y ¿Por qué la incoherencia? 

  • Los padres prohiben alimentos a sus hijos que constantemente compran y tienen disponibles en casa.
  • Afectivizan la comida al decirles que son premios o condicionando sus resultados a permitirles o no comerlos.
  • Poseen conversaciones negativas acerca de algún tipo de alimento o su imagen corporal frente a sus hijos. 

Pero ¿Cómo todo esto se relaciona con las emociones?

La carga emocional viene cuando nuestro hijo utiliza la comida como un regulador de sus propias emociones, un escape de estas o un control de nuestra atención a través de ella. Ha encontrado una forma de relacionarse y la comida deja de ser alimento para pasar a ser tensión. 

Intenta identificar aquellos puntos en los que estás siendo incoherente y da el primer paso para sanar la relación que tienes con la comida y así ser un vehículo para las generaciones futuras.

Lic. Clarissa Guerrero Subero, M.A.

Psicóloga Clínica Especialista en Terapia Infanto-Juvenil y Parentalidad Consciente

Instragram y Facebook @lic.clarissaguerrero

Clarissa Guerrero Subero

Psicóloga Clínica
Especialista en Terapia Infanto-Juvenil y Certificada en Parentalidad Consciente.

Advertisement