Quiosco

Rublev vence a Rune y se clasifica a cuartos del Abierto de Australia

EL NUEVO DIARIO, MELBOURNE.- El ruso Andrey Rublev (5) se llevó un duelo dramático ante el danés Holger Rune (9) por un ajustado 6-3, 3-6, 6-3, 4-6 y 7-6 (9) y disputará los cuartos de final del Abierto de Australia.

El moscovita salvó al saque dos pelotas de partido con el 5-6 y remontó un 0-5 en el superjuego de desempate, en el que el danés también superó dos puntos de partido antes de sucumbir.

Rublev se enfrentará contra el ganador del choque entre el serbio Novak Djokovic (4) y el local Alex De Miñaur (22).

Es la séptima vez que el ruso se clasifica para unos cuartos de final de un Grand Slam y la segunda vez que lo consigue a orillas del Yarra. Rublev bromeó con el público de la Rod Laver Arena sobre las seis ocasiones en las que se ha quedado a las puertas de disputar unas semifinales de un ‘major’.

Firmó un encuentro brillante, con 58 golpes ganadores, que contrarrestaron los 44 del danés, y 37 errores no forzados, 23 menos que su contrincante.

El choque se prolongó durante 3 horas y 37 minutos, en las que ambos jugadores desperdiciaron múltiples ocasiones para decidirlo sin necesidad de llegar al ‘super tie-break’.

Una doble falta de Rune proporcionó a Rublev la rotura decisiva en el octavo juego del primer set, pero en el segundo fueron los errores no forzados del ruso los que le dieron la ventaja al danés en el cuarto juego. Volvieron a intercambiar favores en los siguientes parciales.

El quinto set se puso a favor de Rune cuando el danés, con un juego explosivo que desesperó a su rival, adquirió ventaja de 4-1, con un ‘break’ de ventaja, y luego de 5-0 en el juego de desempate. Pero midió mal los riesgos y cinco puntos seguidos volvieron a meter a Rublev en el partido. Esa vez fue la buena.

En su tercer punto de partido se aseguró la victoria con suerte y suspense, con un pelota que pasó de lado tras estrellarse contra la cinta.

“Nunca en mi vida había podido ganar partidos así”, declaró Rublev tras el encuentro. “Es la primera vez que gano así, sobre todo en un torneo muy especial, el Abierto de Australia, para estar en cuartos de final. Es algo que recordaré toda mi vida. No tengo palabras, estoy temblando y feliz”, afirmó Rublev tras su gran victoria.

Quiosco Periódico Digital