Quiosco

Serbia y Kosovo no logran acuerdo sobre matrículas y UE les pide compromisos

EL NUEVO DIARIO, BRUSELAS. – El primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, y el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, no consiguieron cerrar este lunes en Bruselas un acuerdo sobre la crisis de las matrículas que ha disparado la tensión entre el país balcánico y su exprovincia, por lo que la Unión Europea (UE), mediadora entre ellos, les pidió compromisos concretos.

“Era una cuestión de responsabilidad de ambos líderes el reducir la tensión urgentemente. Lamentablemente, hoy no han acordado una solución”, dijo el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y facilitador del diálogo Kosovo-Serbia, Josep Borrell, en una declaración a la prensa tras ocho horas de reuniones con los dos líderes, tanto por separado como juntos.

Ambos fueron convocados por Borrell en la capital belga horas antes de que cumpliera el plazo para llegar a un acuerdo que evitase nuevos enfrentamientos por las matrículas que usan los serbokosovares.

En la cita también participó el enviado de la UE para el diálogo de Kosovo y Serbia, Miroslav Lajcak.

Borrell aseguró que hoy presentó una propuesta a Vucic y a Kurti que el serbio aceptó pero, “tristemente”, no el kosovar.

Ahora, afirmó que la UE espera “que Kosovo suspenda inmediatamente nuevas fases de registro de vehículos en Kosovo Norte y que Serbia suspenda la distribución de nuevas matrículas”.

El jefe de la diplomacia comunitaria explicó que esa fue la propuesta que hizo a ambos líderes pero que, ya que no salió adelante “por muchas razones diferentes”, pidió a las dos partes que “implementen estas dos peticiones”.

En su opinión, eso dejaría “tiempo y espacio” para que buscasen una “solución sostenible”.

“No podemos ir de fecha límite en fecha límite, de crisis en crisis”, comentó, en referencia al incremento de la tensión que se vivió entre Serbia y Kosovo el pasado agosto con la cuestión de las matrículas.

Pristina ha decidido extender hasta el 21 de noviembre el ultimátum que ha dado a los serbokosovares para que cambien sus placas serbias por matrículas kosovares.

A partir del 21 de noviembre y por dos meses, la posesión de matrículas serbias en Kosovo será penada con multas, y entre el 21 de enero y el 21 de abril se permitirá el uso de placas temporales, con lo que el uso obligatorio de matrículas oficiales de Kosovo para los serbokosovares se atrasa hasta el 22 de abril.

En respuesta a esa decisión, los representantes de los serbios del norte de Kosovo en las instituciones del país dimitieron a principios de noviembre de todos sus cargos públicos, en el Parlamento, el Gobierno, la Justicia, la Policía y los cuatro municipios del norte de Kosovo en el que los serbios son mayoría.

Borrell destacó que ni la misión policial que la UE tiene desplegada en Kosovo ni la militar de la OTAN pueden suplir la labor de la policía local en el norte del país, ya que esa tarea no figura en sus mandatos ni tienen capacidad para ello.

El político español dijo que informará a los ministros de Exteriores de la UE y a sus socios internacionales “sobre la falta de respeto a las obligaciones jurídicas internacionales” de ambas partes, “especialmente Kosovo”, y recalcó que las dos partes hoy han enviado “una señal política muy negativa”.

“Dejé muy claro a ambos líderes que si si el acceso a la UE es su objetivo primordial, al que los dos se han comprometido, esperamos que se comporten conforme a ello”, añadió.

Pese a no haber logrado hoy un acuerdo, el alto representante comunitario aseguró que el diálogo para normalizar las relaciones entre Serbia y Kosovo, su antigua provincia que se independizó unilateralmente en 2008, seguirá estando entre las “prioridades” de su agenda. E

Quiosco Periódico Digital