Quiosco

UE pide a Israel impulsar la paz con palestinos en primera reunión en 10 años

EL NUEVO DIARIO, BRUSELAS. – La Unión Europea (UE) insistió este lunes a Israel en la necesidad de relanzar el proceso de paz con los palestinos en la primera reunión de alto nivel en diez años con ese país, convocada tras el apoyo del primer ministro israelí, Yair Lapid, a una solución de dos Estados, pero volvió a advertir de su rechazo a la expansión de asentamientos israelíes en los territorios ocupados.

“Nos preocupan las continuas tensiones y la violencia sobre el terreno, así como la continuación de medidas unilaterales, como la expansión de los asentamientos, y las cuestiones de seguridad”, indicó el jefe de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell, durante una intervención en el primer Consejo de Asociación UE-Israel que se celebra desde julio de 2012.

Este formato de alto nivel no había podido ser convocado hasta ahora por las reticencias de Estados miembros ante la política de expansión colonial de Israel y hacer peligrar la posibilidad de creación de un Estado palestino en el futuro.

A la cita acudió en persona el ministro israelí de Inteligencia, Elazar Stern, y por videoconferencia el primer ministro, Yair Lapid, quien se disculpó por no haber podido viajar a Bruselas por razones de seguridad, cuando su país celebra este martes su principal festividad, el Yom Kippur.

“Nos sentimos muy alentados por el claro apoyo a la solución de dos Estados que usted declaró en su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas”, dijo Borrell a Lapid, quien se enfrenta a elecciones en su país el próximo 1 de noviembre, las quintas en tres años y medio.

Pese a esa posición del líder israelí, el jefe de la diplomacia comunitaria recordó que este año “se ha producido el mayor número de muertes de palestinos desde 2007” mientras “continúan” los “traslados forzosos”.

“Esto es algo de lo que tenemos que hablar. Y la mejor manera de buscar soluciones es mantener estos debates francos y abiertos entre nosotros”, recalcó.

Por su parte, Lapid volvió a hacer hincapié en su compromiso con la creación de dos Estados como solución al conflicto más antiguo de Oriente Medio, aunque precisó que “los palestinos tienen que poner fin al terrorismo”.

“Israel quiere una paz que conduzca a la seguridad, no una paz que desestabilice Oriente Medio”, dijo el primer ministro israelí en su intervención inicial.

En este sentido, señaló que los Acuerdos de Abraham con los que Israel normalizó en 2020 sus relaciones con Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, “están cambiando la región”, permitiendo llegar a acuerdos en materia de energía, suministros de agua, inversión en infraestructuras y en los sectores tecnológico y educativo.

Borrell subrayó que la normalización de las relaciones de Israel con sus vecinos árabes “puede contribuir en gran medida a mejorar la estabilidad regional y tener un impacto positivo en las perspectivas de reanudación del proceso de paz en Oriente Medio”.

No obstante a su llegada a la reunión, dijo ante la prensa que “no puedes decir que has conseguido la paz porque has conseguido la paz con los Estados árabes. También hay que conseguir la paz con los palestinos”, puntualizó.

Por otra parte, Borrell pidió “trabajar juntos” para hacer frente a los desafíos globales y también a “la brutal agresión rusa contra Ucrania”, por lo que consideró que, “hoy en día, la cooperación entre las democracias es más crucial que nunca”.

También Lapid subrayó la necesidad, “más que nunca, de cooperar con los países afines”, y expresó su deseo de que termine la guerra y de que se restablezca la integridad territorial de Ucrania.

La UE e Israel, en cambio, mostraron sus discrepancias sobre el acuerdo nuclear con Irán, si bien coincidieron en la necesidad de “hacer todo lo posible para prevenir” que Teherán obtenga una bomba nuclear.

Israel considera que el acuerdo no contribuirá a ello, mientras la UE, que actúa como coordinadora del pacto, está intentando relanzarlo desde que el presidente estadounidense Donald Trump (2017-2021) sacó a Estados Unidos del tratado, pero las negociaciones están estancadas por las discrepancias entre Washington y Teherán.

Durante el encuentro se abordó también la posibilidad de cooperar en el ámbito energético, el comercial, en materia de cambio climático y en el sector tecnológico y comercial.

La UE confió en que la reanudación del Consejo de Asociación sirva para impulsar la relación, porque, según Borrell, hay que “aprovechar todo el potencial de nuestras relaciones en el ámbito bilateral, regional y mundial”.

Quiosco Periódico Digital