Quiosco

“Justicia y reparación” exigen las familias de presos asesinados en Ecuador

EL NUEVO DIARIO, GUAYAQUIL.- Una veintena de familiares de los presos asesinados en la mayor masacre carcelaria de Ecuador, ocurrida el 28 de septiembre de 2021 en Guayaquil, se reunieron en la noche de este martes en una vigilia para recordar a las más de 120 víctimas y exigir al Gobierno “justicia y reparación”.

“Ellos tienen derecho a la memoria, a recordar las violaciones a los derechos humanos de sus parientes que perdieron la vida”, explicó a Efe Fernando Bastidas, del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, organización que apoya y acompaña a los parientes de las víctimas.

“Pero también están en el camino de la exigencia de la justicia y de la verdad”, añadió Bastidas.

Tras la primera de dos misas que realizarán al cumplirse un año de la tragedia, las familias llegaron hasta la Plaza San Francisco, ubicada en el centro de la ciudad portuaria de Guayaquil, la segunda más poblada de Ecuador y encendieron velas para homenajear a sus hijos, hermanos, padres y esposos fallecidos.

“Mi sobrino estuvo en esa masacre y estamos aquí para ver si el Gobierno toma asunto en todo esto. Que ya no haya más masacres porque es lo peor que le puede pasar a un ser humano, por la forma en la que mueren ahí dentro”, cuenta a Efe Elizabeth Corozo.

MÁS DE 400 ASESINADOS DESDE 2020

Desde 2020, más de 400 reclusos han sido asesinados en medio de reyertas entre bandas criminales que se disputan el control interno de los centros penitenciarios.

Sin embargo, la matanza del 28 de septiembre no tuvo precedentes. Un cruce intenso de balas inició esa misma noche y se extendió durante varias horas de la madrugada del 29 de septiembre de 2021.

Al poco tiempo se viralizaron en redes sociales fotos y videos de los cuerpos de quienes estaban dentro del pabellón 5 de la Cárcel Número 1 de Guayaquil, más conocida como Penitenciaría del Litoral.

Ya en la mañana, cientos de personas llegaron hasta los exteriores de la cárcel en busca de noticias de sus familiares, pero se encontraron con la novedad de que no había un registro de las víctimas. Ellos mismos tuvieron que dar detalles físicos de sus parientes para que la policía forense pudiera identificarlos más rápido.

“Nos costó tres días poderlo encontrar. No se lo pudo ni velar a caja abierta porque ya estaba en estado de descomposición”, agrega Corozo.

No hay todavía exactitud sobre el número de víctimas que dejó esta masacre, pues el servicio nacional penitenciario (SNAI) habla de 122 asesinados, mientras que la agrupación de familias apunta a 125.

DOLOR COMPARTIDO

Otras de las personas que llegó a la vigilia fue Jhon Campuzano. Su padre también fue asesinado dentro de la Penitenciaría, aunque en la disputa que se produjo el 12 de noviembre de 2021, día en el que murieron otros 65 presos.

“Ha pasado un año y la pérdida de mi padre ha sido un impacto grande. Sentimos un dolor profundo, pero pudimos fortalecernos en el momento en que nos sumamos con otras familias con las que compartimos el mismo dolor y mediante testimonios nos llegamos a entender”, afirmó Campuzano.

Los parientes de las víctimas han creado un comité con el objetivo de exigir al Estado una reparación integral y presionar a las autoridades para que procesen penalmente a los funcionarios “que permitieron que estas masacres ocurriesen”, precisó Fernando Bastidas.

“Aquí no están pidiendo que se procese a la persona que apretó el gatillo o que cortó el brazo o la pierna, porque estaban en un contexto en el que el Estado tenía el deber de asegurarlos. Piden que se lleve ante la Justicia a quien por omisión generó estas masacres”, agregó.

Los familiares tendrán este miércoles una reunión con una delegación del Subcomité contra la Tortura de Naciones Unidas para contarles lo que han vivido durante este año.

Quiosco Periódico Digital