Quiosco

Luis Castillo “muy, muy feliz” tras firmar extensión con los Marineros

EL NUEVO DIARIO, SEATTLE – El dominicano Luis Castillo se sentó en la parte alta de la mesa del T-Mobile Park el lunes, con la sonrisa que le caracteriza y con el puño del brazo de lanzar en alto. Es la pose que identifica al dos veces convocado al Juego de Estrellas cada vez que logra un ponche importante. Pero esta vez no estaba en la loma, sino celebrando otra cosa.

“¡La Piedra!” gritó a lo lejos su compañero Julio Rodríguez, luego de que Castillo firmara un contrato multianual con los Marineros. El acuerdo es de cinco años y US$108 millones, aunque podría llegar a ser de seis temporadas y US$133 millones.

Menos de dos meses después de haber sido adquirido por Seattle en la fecha límite de cambios desde Cincinnati, la gerencia de los Marineros quiso asegurar a largo plazo a su preciado lanzador, evitando que el quisqueyano ingresara a la agencia libre tras la próxima campaña. Pero, para Castillo, ¿por qué no probar el mercado libre?

“Lo primero que me llamó la atención fue la personalidad del equipo”, dijo el monticular. “Cuando llegué, vi a la gente que estaba aquí. Muy unidos y competitivos. Ésa fue una de las primeras cosas que me convencieron”.

Para Jerry Dipoto, la conferencia de prensa del lunes representa la culminación de seis años de trabajo. El presidente de operaciones de béisbol de Seattle intentó adquirir a Castillo cuando éste era un prospecto de los Marlins en el 2016. Volvió a intentarlo en varias ocasiones cuando el dominicano estaba con los Rojos. Finalmente lo logró este año, al hacerse de Castillo en la fecha límite de canjes.

Al adquirirlo, también los Marineros obtuvieron los derechos para negociar con él 15 meses antes de su agencia libre. Además de reforzar al equipo para la recta final, los Marineros vieron a Castillo como un pilar del equipo a futuro.

“Nunca sabes lo que puede pasar en la agencia libre”, dijo Dipoto. “Estuvimos dispuestos a utilizar nuestros recursos destinados para la agencia libre para hacer de esto una realidad”.

Las negociaciones empezaron inmediatamente tras el cambio, con el gerente general Justin Hollander contactando al agente de Castillo, Rafa Nieves de Republik Sports. Hollander le dejó claras sus intenciones de largo plazo a Nieves.

Castillo se convierte en el último jugador de los Marineros en firmar un pacto a largo plazo antes de la agencia libre, uniéndose a Rodríguez (12 años; US$210 millones), el campocorto J.P. Crawford (cinco años, US$51 millones), el abridor Marco Gonzales (cuatro años, US$30 millones) y el relevista mexicano Andrés Muñóz (cuatro años, US$7.5 millones).

“Estoy muy, muy feliz de finalmente ser parte de una familia a largo plazo”, dijo Castillo. “Tengo que darlo todo. Todo mi corazón. Todo. Si nos preparamos para la Serie Mundial, salgamos y vayamos por ella”.

Quiosco Periódico Digital