Quiosco

Von der Leyen descarta un alto el fuego entre Ucrania y Rusia

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.- La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, descartó este jueves la conveniencia de un alto el fuego entre Ucrania y Rusia y defendió que la única opción terminar esta guerra es que Rusia ponga fin a la invasión.

“Sé que algunos piden un alto el fuego, pero la realidad es que si Rusia deja de luchar, no habrá más guerra en Ucrania. Si Ucrania deja de luchar, no habrá más Ucrania”, aseguró Von der Leyen en un discurso en la Universidad de Princeton, aprovechando su estancia en Nueva York por la Asamblea General de la ONU.

La presidenta del Ejecutivo comunitario dijo que el Ejército ucraniano está haciendo “avances impresionantes, liberando muchos pueblos y ciudades, obligando a las fuerzas armadas rusas a retirarse”, en relación a la reconquista del territorio oriental del país que ha logrado Kiev en las últimas semanas.

“Esto requiere consolidación”, afirmó Von der Leyen.

De hecho, los ministros de Exteriores de la UE, en un encuentro informal en Nueva York, se comprometieron ayer a seguir enviando armas a Ucrania y a aprobar nuevas sanciones económicas contra Rusia, incluido el sector de la tecnología civil, así como la incorporación de nuevas personas en la lista de individuos.

La presidenta de la Comisión Europea pidió también “tomarse en serio” el “desafío” que supone la alianza entre Rusia y China, pese a las “grietas” que han supuesto las dudas de Pekín a la guerra en Ucrania.

“A principios de este año, Rusia y China declararon su amistad ilimitada. Y aunque en los últimos días han aparecido grietas, ambos continúan aspirando a una visión del futuro fundamentalmente diferente” a las democracias, dijo Von der Leyen.

“Creo que tenemos que tomarnos en serio este desafío”, señaló la presidenta del Ejecutivo comunitario y en este sentido, apostó por la necesidad de “defender el orden internacional abierto e inclusivo, tanto en Estados Unidos, como en Europa y más allá”.

Von der Leyen pidió no “dar por sentada” la persistencia de la democracia, ya que, advirtió, “sabemos cuán rápido y cuán devastadoramente puede cambiar la historia”.