Quiosco

Manifestantes de Sri Lanka salen a las calles en contra de represión estatal

EL NUEVO DIARIO, COLOMBO.- Centenares de personas salieron a las calles de Sri Lanka para protestar contra la represión estatal hacia los manifestantes, que este viernes cumplen cinco meses de una acampada frente a la Secretaría de la Presidencia para denunciar la crisis de la nación isleña.

Desde la llegada al poder del presidente Ranil Wickremesinghe, las autoridades del país arrestaron a cientos de activistas e iniciaron una campaña para identificar a otros que supuestamente participaron en las intensas protestas que empujaron al exmandatario Gotabaya Rajapaksa a huir del país y a dimitir del cargo.

Los activistas fueron arrestados por presuntamente violar órdenes judiciales y causar daños a la propiedad pública al entrar en edificios estatales, incluida la Secretaría Presidencial, que fue ocupada durante semanas por los manifestantes durante una de las jornadas más violentas de las protestas.

Pese a que gran parte de los manifestantes que, bajo el lema Gota Go Gama, convirtieron las inmediaciones del parque Galle Face en el epicentro de sus demandas, la población apenas ha percibido cambios significativos para mejorar la debacle económica que atraviesa la nación insular desde hace meses.

Para Melani Gunathilaka, una de las asistentes a la protesta, la represión que ejercen las autoridades “demuestra cuán corrupto y cuán fuerte es este sistema” y el afán de los líderes políticos por mantener su estatus, indicó a Efe.

La manifestante recordó que tres jóvenes activistas se encuentran actualmente detenidos bajo la Ley de Prevención del Terrorismo (PTA, en inglés), que permite el arresto hasta un año sin juicio y de la que el Gobierno supuestamente se ha beneficiado durante este tiempo.

Organismos internacionales, como la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, instaron en varias ocasiones a la suspensión de esta ley, que durante más de 40 años se ha utilizado “para permitir detenciones arbitrarias prolongadas, extraer confesiones falsas mediante tortura y atacar a comunidades minoritarias y disidentes políticos”.

Los recientes arrestos han generado miedo entre la ciudadanía, que ya no está tan dispuesta como antes a unirse a los movimientos de protestas debido a la “intimidación y represión del Estado”, destacó uno de los conocidos líderes de las protestas de Sri Lanka, el sacerdote Jeewantha Peiris.

“Esto es una tiranía. Es un sistema injusto. Tenemos que educar a la gente. De lo contrario, cuando haya elecciones, nuevamente, se engañará a la gente”, apostilló.

“HAN SILENCIADO LA VOZ DEL PUEBLO”, DENUNCIA AI

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) denunció que en los últimos meses, en los que el país ha sido testigo de una oleada de protestas por la crisis económica, “las autoridades de Sri Lanka han silenciado repetida e implacablemente la voz del pueblo”, según su directora regional para el Sur de Asia, Yamini Mishra.

“El nuevo Gobierno de Sri Lanka ha seguido recurriendo al uso ilegal de la fuerza, la intimidación y el acoso para someter a los manifestantes, enviando un mensaje escalofriante al pueblo de Sri Lanka de que no hay lugar para la disidencia”, remarcó en un comunicado.

Las protestas por la represión del gobierno esrilanqués ocurren el mismo día que la Asociación de Jóvenes Periodistas (YJA) de Sri Lanka presentó una denuncia contra Rajapaksa, señalado por violaciones de los derechos humanos, tras su regreso a la isla hace una semana.

Quiosco Periódico Digital