Quiosco

Powell: No podemos permitir que la gente se acostumbre a la alta inflación

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON.- El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, insistió este jueves en la necesidad de que la Fed continúe llevando a cabo una política monetaria restrictiva para bajar los precios con el fin de evitar que los ciudadanos acaben acostumbrándose a la alta inflación.

“Cuanto más tiempo permanezca la inflación muy por encima del objetivo, mayor será el riesgo de que los ciudadanos sientan que la inflación alta es la norma”, apuntó Powell en una charla en el Cato Institute, un laboratorio de ideas ubicado en la capital estadounidense.

El presidente de la Fed volvió a defender la decisión del organismo de apostar por la subida de tipos para contener los precios, a pocas semanas de que la Junta de Gobernadores del Banco Central se reúna para estudiar una posible nueva subida de las tasas.

Este encuentro está previsto que se celebre entre el 20 y 21 de septiembre y la posible subida llegará después del alza de 0,75 puntos de julio, la cuarta subida seguida de tipos y la segunda consecutiva de la misma cantidad.

“Debemos actuar ahora con franqueza, con fuerza, como lo hemos estado haciendo, y debemos seguir haciéndolo hasta que el trabajo esté terminado”, apuntó Powell en una charla en la que defendió la contundencia de su discurso de hace dos semanas en el foro económico de Jackson Hole.

“El mensaje realmente fue que la Reserva Federal acepta la responsabilidad de la estabilidad de precios”, apuntó Powell, quien refrendó la independencia del organismo, que nunca tiene en cuenta “las consideraciones políticas externas”.

En un breve pero contundente discurso en el foro celebrado en (Wyoming, EE.UU.), el presidente del Banco Central estadounidense señaló que restaurar la estabilidad de precios “probablemente requerirá” mantener una postura monetaria “restrictiva durante algún tiempo”

Y “en algún momento”, todavía no estimado, será recomendable ir “moderando el ritmo de subidas” de tipos de interés, reconoció.

El regulador estadounidense ha sido mucho más agresivo que otros bancos centrales en su lucha contra la inflación, que en julio se situó en el 8,5 %.

Hasta este jueves, el Banco Central Europeo solo había aprobado una subida de los tipos de medio punto, hasta el 0,50 %, la primera en once años.

Sin embargo, el regulador europeo anunció este jueves una subida de tres cuartos de punto porcentual, hasta el 1,25 %, el mayor incremento de su historia, para tratar de frenar la inflación en la zona euro, que se disparó en agosto hasta el 9,1 %.

Quiosco Periódico Digital