Quiosco

(VIDEO) Alvin Peña: “Es un erro no sanar heridas, muchas personas casadas aman a su expareja”

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Para el pastor Alvin Peña refugiarse en otra persona sin antes haber superado una ruptura amorosa es uno de los peores errores cometidos por los seres humanos, porque a pesar de que las transiciones son asociadas analgésicos emocionales, la realidad es que no repara por completo el daño causado.

El evangelista sostuvo que acomodarse en el apego y la atención de otras personas sin antes haber superado a su expareja, es lo que ha provocado que en la actualidad muchas personas casadas incuben sentimientos por pasados compañeros sentimentales.

“Uno de los peores errores que cometen los seres humanos es que salen de una relación y buscan otra para apalancarse, para apalancar las emociones y hoy en día hay muchas parejas que están casadas amando a su expareja y en otros casos hasta se convierten en amantes”, emitió.

“La realidad es que hace falta madurez para comprender que en esta vida nos van a dañar o nosotros vamos a dañar, y cuando tú abres la puerta de tu corazón estás corriendo el riesgo, por eso, debemos perdonar”, estimó el predicador mientras conducía el programa “Kairos”, transmitido por la plataforma digital El Nuevo Diario TV.

(Ver programa).

“Colosenses 3:13: Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”, emitió.

Aunque tiene claro que el perdón es lo único que puede sanar ciertas heridas, también hace conciencia de no es instantáneo, sino que dependiendo del daño causado, es progresivo y puede tomar tiempo; de ahí la importancia de que las personas vivan su duelo y superen las etapas antes involucrarse con otros de manera sentimental.

“No comience una relación si corazón no está restaurado, porque tres meses después, cuando se acaben las cenas, los besos o cuando ya no te están respondiendo las llamadas van a florecer los celos, los shows, se va convertir en una relación tóxica que puede llegar hasta el maltrato físico y verbal”, comentó.

Sostuvo que “mientras ese daño está allí, se puede convertir en odio, se puede convertir en rencor y Dios no va con eso; entonces una persona que guarda odio y que está atenta a ver qué publicó fulano, qué está haciendo, llevando la vida ajena está drenando sus fuerzas y en ese caso usted tiene que ser restaurado y debería buscar incluso la ayuda de terapeutas de pareja”.

Quiosco Periódico Digital