Quiosco

Al menos 60 muertos en presuntos choques étnicos en el oeste de Etiopía

EL NUEVO DIARIO, ADÍS ABEBA. – Al menos 60 personas murieron la semana pasada en el oeste de Etiopía durante un presunto ataque de represalia de personas del grupo étnico amhara contra rebeldes oromo, informó este martes la Comisión de Derechos Humanos del país (EHRC).

El incidente ocurrió los pasados 30 y 31 de agosto en la zona de Horo Guduru Wollega, que pertenece al distrito de Amuru y a la región de Oromía.

Además de los fallecidos, hubo 70 heridos y más de 20.000 personas han abandonado sus hogares por el temor a nuevos brotes de violencia, indicó la EHCR.

Según esta institución, un grupo de personas del pueblo amhara reaccionó así después de que combatientes del Ejército de Liberación de Oromo (OLA) -rebeldes que buscan la autodeterminación del pueblo oromo en Etiopía- matasen el pasado 29 de agosto al menos a tres personas en la misma zona.

De acuerdo con los medios locales, algunos testigos culparon de la masacre de represalia a los militantes de Fano, una milicia armada de la vecina región de Amhara, pero la EHCR no mencionó a ese grupo en su comunicado.

“Las problemas que han generado estos ataques no han sido resueltos y existe la preocupación de que puedan llevarse a cabo acciones similares en (las circunscripciones administrativas) de Jardega Jarte, Kiremu y Abe Dongoro”, advirtió la EHCR, que pidió el “despliegue inmediato de las fuerzas de seguridad del Gobierno”, así como más investigaciones.

Etiopía sufre recurrentes estallidos de violencia con tintes étnicos en Benishangul-Gumuz, Oromía y la vecina Amhara (oeste), desencadenados sobre todo por conflictos de tierra y de poder.

El OLA se escindió del Frente de Liberación Oromo (OLF) después de que ese partido dejase las armas para volver al país y hacer política a invitación del primer ministro, Abiy Ahmed, en 2018, cuando éste llegó al poder.

Desde entonces, el grupo rebelde, catalogado en 2020 como grupo terrorista por el Ejecutivo etíope, usa Oromía como base de sus operaciones.

En los pasados junio y julio, más de 720 personas murieron en dos ataques atribuidos a los rebeldes del OLA en la región de Oromía, según denunció Amnistía Internacional y testigos.

Quiosco Periódico Digital