Quiosco

(VIDEO) Historiador asegura el Estado dominicano “fue secuestrado” por los haitianos

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- “¿De qué están viviendo esas personas que se hallan privadas de los empleos que los haitianos han secuestrado?”, se cuestiona el historiador Manuel Núñez, al afirmar que el territorio nacional está “plenamente ocupado” y eso ha privado a los dominicanos de mecanismos de supervivencia.

Sostuvo que esta situación ha creado en la sociedad problemas adicionales y aunque reconoció que la delincuencia es un gran flagelo para el país, entiende que este no es el principal, argumentando la existencia de más de dos millones de dominicanos privados de los principales yacimientos de empleo.

“La gente cree que vienen de otra cosa y que dicen que el principal problema de la República Dominicana es la delincuencia, ¡muy bien!, estamos de acuerdo que la delincuencia es un gran problema, pero no es el principal. La agricultura, la construcción, el turismo, el servicio doméstico, si tienes a tanta gente fuera, esa gente no se va a ir del país. ¿De qué están viviendo esas personas que se hallan privadas de los empleos que los haitianos han secuestrado?”, emitió.

Al ser entrevistado por Gabriel Read en el programa “Análisis y Síntesis”, transmitido por la plataforma digital El Nuevo Diario TV, el historiador habló de la desnaturalización de los servicios del país, enfatizando que “los hospitales están en una situación calamitosa, porque el gobierno anterior en una actitud demagógica, eliminó el copago, que era una forma de subsanar las deficiencias en el suministro de medicamentos, porque iba a llegar un presupuesto maravilloso”.

(Ver programa).

“No llegaron esos presupuestos y los hospitales se descalabraron aún más. Perdimos tiempo y se enfrascó en la reparación simultánea de 56 hospitales. Entonces, esos hospitales están ocupados en su mayoría por enfermos haitianos en su mayoría. Los dominicanos que no tienen empleo, ni tienen el SeNaSa, están viviendo como parias, porque el servicio subsidiado ha sido prácticamente secuestrado por los haitianos”, narró.

Agregó que lo mismo está sucediendo con la educación, debido a las “enormes quejas” de los padres por la falta de plazas en las escuelas, “porque las ONG pro haitianas de los Jesuitas y todo un grupo que socorre a esa población mantienen secuestradas las plazas de las escuelas”.

Denunció que la República Dominicana se encuentra en una situación crítica porque ninguna de las políticas sociales pueden ejercerse a plenitud, “con inmigación de las proporciones que tenemos en el país”.

Precisó que no se puede negar que entre ambos países siempre existirá un vínculo; sin embargo, abrazó la hipótesis de “que es probable que en la mente mítica de los haitianos esté 1822 ,fecha de su ocupación a Santo Domingo como un momento glorioso de su historia al que podrían volver en cualquier momento”.

Pero el historiador pronunció que, para los dominicanos, el 1844 “fue un momento definitivo en la historia al que debemos volver siempre para mantener el sentido inicial de nuestra vida como nación”.

Quiosco Periódico Digital