Quiosco

Emmanuel Rivera causa gran impresión en el desierto

EL NUEVO DIARIO, ARIZONA.-  Emmanuel Rivera tuvo un lento inicio del 2022 con los Reales, pero tras encenderse en julio (.333/.367/.491), fue cambiado de Kansas City a Arizona por el derecho Luke Weaver.

Ahora, con más tiempo de juego en los Diamondbacks, el infielder puertorriqueño ha causado una gran impresión en el desierto. Rivera llegó al lunes con cinco jonrones, OPS de .885 y OPS+ de 147 en 23 partidos en Arizona, ayudando al equipo de Torey Lovullo a ser un verdadero “aguafiestas” contra equipos contendientes como los Medias Blancas, Filis y Cerveceros en las últimas dos semanas.

El mismo Rivera atribuye su buen momento al bate a las oportunidades y, sobre todo, la confianza brindada por los Diamondbacks.

“Creo que eso es lo más importante que puede tener un jugador, y en especial un bateador”, expresó el toletero de 26 años. “Y nada, me siento bien. Como siempre digo, cuando uno se siente como si estuviera en su casa, las cosas siempre van a salir bien”.

Rivera ha jugado mayormente en la tercera almohadilla con Arizona, llenando un hueco importante en un roster repleto de jardineros jóvenes. Y al bate, se ha colocado entre los mejores 20 de Grandes Ligas desde su llegada al desierto el 2 de agosto en OPS, OPS+ y fWAR.

“Llevo sólo un mes y me he estado acoplando al equipo como tal. Pienso que sólo me hacía falta un poquito de tiempo de juego y gracias a Dios, se me está dando esa oportunidad”, manifestó.

El ascenso de Rivera al bate en Arizona ha coincidido con el mejor momento de los Diamondbacks a nivel colectivo en mucho tiempo. Tras perder 110 juegos en el 2021, el equipo aspira a alcanzar la marca de .500 en este último mes de la campaña. Dentro de esa meta, la tropa de Lovullo barrió a los Medias Blancas, se llevó dos de tres partidos ante los Filis y ganó tres de cuatro frente a los Cerveceros, tres escuadras luchando con todo por la clasificación.

“Se siente súper bien, porque todo el mundo se siente bien cuando gana juegos”, dijo Rivera al respecto. “La unión que nosotros tenemos ahora mismo, creo que ésa es una de las partes más importantes que nos ha ayudado a estar como estamos ahora mismo”.

Además de lo hecho en las organizaciones de Kansas City y Arizona, Rivera ha sido una figura fija en su equipo de “casa” en Puerto Rico, los Indios de Mayagüez, desde el 2016-17.

“Todos los años siempre me gusta jugar en Puerto Rico, ya que esa liga a mí me ha ayudado muchísimo, desde mis comienzos en el profesional”, reveló Rivera. “Y me ha ayudado a mantenerme ready, llegar ready al Spring Training”.

¿Jugará en la Isla de Encanto en el 2022-23?

“Con el favor de Dios, sí”.

Quiosco Periódico Digital