Quiosco

Activistas se desnudan el torso junto a Scholz para pedir embargo de gas ruso

EL NUEVO DIARIO, BERLÍN.- Dos activistas se desnudaron este domingo de cintura para arriba junto al canciller alemán, Olaf Scholz, para pedir un embargo de Alemania a las importaciones de gas ruso, según informaron medios alemanes.

Llevaban escrito sobre el torso “Gas Embargo Now” (“Embargo de gas ahora,” en inglés), según puede apreciarse en las fotografías del incidente que difundieron medios como el tabloide “Bild”.

Las dos jóvenes aprovecharon un momento en el que Scholz posaba con los ciudadanos que se quisieran fotografiar con él, con motivo de la jornada de puertas abiertas del Gobierno alemán, que se celebra este fin de semana.

Las fuerzas de seguridad intervinieron de inmediato y se las llevaron, mientras gritaban consignas; por su parte el canciller se mantuvo impertérrito y no abandonó la pose que había adoptado en medio de las dos mujeres.

Antes del incidente, Scholz respondió durante una hora a las preguntas de los ciudadanos que habían acudido a visitar la Cancillería, muchas de las cuales giraron en torno a la guerra de Ucrania y a la crisis energética.

El canciller afirmó que el problema relativo al suministro de gas estará solucionado, según espera, a finales de 2023, cuando hayan entrado en funcionamiento las terminales para la importación de gas natural licuado (GNL) proyectadas en las costas alemanas.

La reducción del suministro de gas ruso a través del gaseoducto Nord Stream 1, que ya sólo funciona al 20 % de su capacidad ha llevado al Gobierno alemán a tomar una serie de medidas de urgencia para garantizar el abastecimiento de cara al invierno.

Por el momento, el Ejecutivo se ha negado a apoyar un embargo al gas ruso ya que, según argumenta, las sanciones contra Moscú están diseñadas con el objetivo de que causen más daño a Rusia del que infligen al país que las impone.

No obstante, durante el encuentro con los ciudadanos, Scholz reiteró una vez más su compromiso con Ucrania y afirmó que una “paz dictada por Rusia” y que no cuente con la aprobación del Gobierno y del pueblo ucranianos es “inaceptable”.

Quiosco Periódico Digital