Quiosco

A balazos mataron tres en Pantoja, por un pleito de tierra

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Una masacre se produjo anoche en el barrio Paraíso, de Pantoja, donde tres hombres resultaron abatidos a balazos por un grupo de individuos, por la disputa de una tierra.

Los muertos fueron identificados como Yoel Minyetty y Yefri Tavera de Jesús, ambos de 25 años, y el señor Elpidio Adames, de 57.

El triple crimen ocurrió pasadas las 8 de la noche en la calle primera del barrio Paraíso, cerca del kilómetro 14 de la autopista Duarte.

Según la Policía, el hecho violento se produjo cuando los apodados El Varón, Ricky y Rafelo se presentaron al lugar y por un asunto de tierra discutieron con Wellington Santana Contreras, sobreviviente de la balacera y compañero de Yoel y Yefri.

Entonces se desató el tiroteo y Yoel y Yefri cayeron a balazos, mientras el señor Elpidio también fue alcanzado por un disparo accidental cuando pasaba por el lugar. Allí mismo cayó también. La sangre quedó derramada a hilos, formando una extensa mancha rojiza alrededor.

Los cadáveres de Yoel y Yefri estaban adentro del carro Honda Civic, gris, placa A553736. Fueron enviados al Inacif para fines de lugar.

Tiempo atrás, Wellington había tenido una fuerte riña con el llamado “El Varón”.

Al ser depurado en los archivos policiales, Wellington aparece con una ficha por intento de homicidio en 2018. Lo apodan Gabriel, tiene 44 años, y reside en la calle María Digna Vargas, no. 56, sector El Palmar de Herrera, Santo Domingo Oeste.

Una de las víctimas, Yoel, residía en la calle Francisco del Rosario Sánchez, El Palmar de Herrera. Recibió un disparo con entrada en región dorsal sin salida.

Yefry residía en la calle María Trinidad Sánchez, El Palmar de Herrera.

El señor Elpidio residía en la calle primera no. 25 del barrio Paraíso. Murió por herida de bala en el abdomen y salida en región dorsal lumbar.

En la escena violenta se hallaron 17 casquillos calibre 9 mm.

La Policía está investigando para esclarecer lo sucedido.

Los tres presuntos homicidas andan prófugos. Son peligrosos.-

Quiosco Periódico Digital