Quiosco

Artistas que han adoptado la cultura dominicana en su música

Cantantes internacionales se apoyan en jergas y ritmos criollos para la creación de una de sus producciones musicales

La cultura dominicana es rica en géneros musicales que contagian no solo a quienes la consumen, sino también a los artistas que crean música en otros países.

La bachata, el merengue e incluso el dembow, son ritmos que resaltan la dominicanidad en todo su esplendor y contagian a tal nivel, que artistas internacionales los han adoptado en su música.

Tal es el caso de Joseph Fonseca, Olga Tañón y Elvis Crespo, quienes pese a ser puertorriqueños, llevan el merengue, declarado como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, en sus venas.

Así mismo la desaparecida agrupación Chino y Nacho, que en su momento, hablaron del merengue como el regalo más bonito y el mayor aporte que le ha dado la República Dominicana.

La colombiana Shakira también se dejó contagiar por el género autóctono del país, quien luego de colaborar con el Cata en el hit “Loca”, lanzó su propio merengue urbano “Rabiosa”.

Otro género musical, también declarado como Patrimonio, es la bachata. Ha sido adoptada por algunos artistas internacionales, como los colombianos Camilo en su canción “Bebé” y “La Bachata” de Manuel Turizo. La colaboración entre la española Rosalía y The Weekend, “La Fama”, es otra muestra de ello.

Hay otros artistas que no necesariamente han abandonado sus géneros para dedicar uno de sus discos a “Quisqueya la bella”. El artista español Braulio se inspiró del ambiente en República Dominicana para escribir su canción “Duarte con París”, mencionando elementos típicos del país y cantándole a una dominicana.

“El vendedor del frío-frío, el guachimán y el cañero… te siguió el limpiabotas y en su triciclo, el frutero…Y te siguió el billetero y todos los buhoneros”, recita en su canción.

Otros títulos de artistas urbanos, de la isla vecina Puerto Rico, que se refieren directamente al país son “Dominicana” de Tego Calderón, “RD” de Ozuna y Anuel, y “La Romana” de Bad Bunny.

Recientemente, el artista colombiano Carlos Vives, trajo su gira “Después de todo Vives” al país, y con ella, un regalo. Su último disco incluye una canción dedicada a un artista que representa a tope la dominicanidad, “Buscando al Caballo”, un merengue en homenaje a Johnny Ventura.

Y hablando de la Leyenda del Merengue, Johnny Ventura, se debe recordar que él hizo posible que el ¡Azúcar! llegara a RD. La icónica artista cubana, Celia Cruz, también cantó a ritmo de merengue en su histórico disco “El Guaba”.

La adaptación de jergas dominicanas

El artista urbano Bad Bunny no es dominicano, pero la presencia de la dominicanidad en sus canciones es fuerte, desde el uso de jergas y géneros criollos, hasta la mención de figuras dominicanas. En su último disco, “Un verano sin ti”, de 23 canciones, al menos dos contienen géneros musicales inclinados a RD: el dembow en “Tití me preguntó” y el mambo en “Después de la playa”. En su canción báilame menciona al Big Papi en la línea “Dando más palos de David Ortiz”, comparándose con su grandeza.

No solo Bad Bunny ha utilizado al pelotero de grandes ligas para hacer referencia a lo bueno que es en la música. El rapero estadounidense Drake mencionó en su canción, “Moment for life” con Nicky Minaj, “I’m in The Dominican, Big Papi Ortiz”, en español “soy como en RD el Big Papi Ortiz”.

Rosalía es una artista alternativa y flamenca, pero también se ha dejado llevar por la corriente urbana y en su último álbum Motomami, hace uso de la palabra “Pampara”, en su canción “Saoko”.

Por otro lado, el cantante urbano Sech utilizó una jerga urbana dominicana en el título de su canción, “Una noche de teteo”.

Jlo habló como una dominicana en su canción “El Anillo”, al preguntar cortando palabras “Pa’ cuándo?”.
Rochy RD ha puesto a artistas como Myke Towers y Ozuna a hacer uso de frases dominicanas como “Alta Gama”, “Aficie”, “Bulto”, entre otras.

Que artistas internacionales piensen en RD para inspirarse en una de sus líneas, títulos o producciones de sus canciones se ha vuelto cada vez más común e internacional. Logrando la visibilización de nuestras costumbres, dialecto, gastronomía y paisajes y sembrando curiosidad en sus países sobre el nuestro, a través de su música.

El merengue y la bachata son patrimonios dominicanos

El 30 de noviembre del 2016 y el 11 de diciembre del 2019 representan dos fechas importantes para la cultura dominicana. En esos dos días, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), certificó la bachata y el merengue como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la República Dominicana. Ambos ritmos forman parte de la cotidianidad en el país y lo representan en su máxima expresión. Esta certificación representa un compromiso para seguir llevando el baile, la cultura, la alegría, las costumbres y dialecto, a todos los rincones del mundo. De igual modo, el país ha roto los Récords Guinness del baile más grande del mundo en ambos géneros.