Quiosco

Con Albert Pujols de mentor, venezolano Yépez despega con los Cardenales

EL NUEVO DIARIO, SAN LUIS – Tan recientemente como en el 2019, el novato venezolano de los Cardenales, Juan Yépez, estaba en una pretemporada extendida en nivel de novatos (Rookie Ball) – el mismo nivel en el que había estado cinco años antes, cuando firmó a sus 16 años con los Bravos.

Para entonces, jugar en las Mayores lucía bien lejos para Yépez, quien a sus 21 años comenzaba a cuestionar su futuro en el béisbol.

Cercano a esa fecha, el oriundo de Caracas recibió consejos y comentarios importantes por parte del instructor de bateo de ligas menores de los Cardenales, Ryan Ludwick, coordinador de bateo de las menores del club, de Russ Steinhorn y del coach de bateo del equipo grande, Jeff Albert. No sólo cambiaron la trayectoria de su su swing, sino también de su carrera.

“Hubo momentos difíciles. Tenía 21 años y me decía: ‘Vaya, estoy en el mismo lugar donde comencé’”, recordó Yépez. “No te voy a mentir, hubo momentos duros, pero mantienes la fe en Dios y confianza en el proceso.

“Estoy contento de haber sido parte de la organización de los Cardenales en ese momento, porque cambiaron mi swing y mi carrera”, añadió el caraqueño. “Solía batear muchos rollings, pero con ellos, el enfoque cambió hacia los batazos por el aire”.

Eso hizo Yépez el lunes, conectado dos batazos con una distancia proyectada de 393 y 402 pies, respectivamente, según Statcast, en el primer juego de múltiples cuadrangulares de su carrera, un triunfo de los Cardenales por 9-0 sobre los Marlins el lunes.

Ese tipo de jornadas productivas se ha vuelto tendencia en la carrera de Yépez, ahora de 24 años, lo que le hace pensar constantemente en lo que ha pasado en estos últimos tres años. Ocasionalmente, se obliga a mirar a su alrededor y ver a una leyenda viviente de los Cardenales, Albert Pujols, a su lado. El venezolano piensa en cómo su carrera pudo haber terminado de no haber recibido las palabras correctas en el momento ideal.

“Si me hubieses dicho que todo esto iba a pasar, no te hubiese creído”, mencionó Yépez, quien alcanzó un tope personal el lunes con cinco carreras empujadas. “Supongo que recibí una última oportunidad [en el 2019]. Gracias a Dios que pude aprovecharla. Tal vez fue mi último chance, no lo sé. Sólo estoy agradecido, porque los Cardenales confiaron en mi talento y me convirtieron en el jugador que soy hoy”.

Ese jugador que ahora no perdona las rectas, ha empezado a crecer en otros aspectos. Luego de un sólido inicio de su carrera a nivel de Grandes Ligas en este 2022, tuvo algunos altibajos entre finales de mayo y comienzos de junio, causando algunos problemas mecánicos en el plato. Trabajó en ello y los resultados han empezado a rendir frutos.

“Hablamos sobre un par de ajustes, uno de ellos mental. Le pedimos que mantuviera el enfoque en batear hacia el medio del terreno”, dijo el manager de los Cardenales, el dominicano Oliver Mármol. “El otro fue más mecánico, de no abrirse tanto con su parte frontal. Hizo los ajustes y está viendo los resultados ahora”.

El otro consejo que ha recibido el venezolano ha sido de Pujols, con quien se le puede ver a diario en la cueva. Yépez suele pedirle comentarios al dominicano después de cada turno.

“Le dije ‘Albertcito’ ayer, porque siempre están juntos”, dijo el lanzador Adam Wainwright sobre el novato. “Es increíble para Yépez. Es lo mejor que le pudo haber pasado, estar con Albert Pujols y hacerle preguntas. Es una esponja al lado de uno de los mejores bateadores de la historia”.