Quiosco

“Trato de vender bien; que el cliente compre”

Andrea de Jesús Lazala es la creadora de “César y Elianny, venta de productos industriales”, y una gran emprendedora

Andrea de Jesús Lazala cree firmemente en el trabajo, “y lo ejerce”. Es la creadora de un emprendimiento llamado “César y Elianny, venta de productos industriales”, y una mujer empeñada en ser más.

Su negocio pertenece al segmento de líneas para el cabello, productos para el cuidado personal y productos de limpieza del hogar. Conforme avance, podría diversificar más su portafolio, porque Andrea es una dama de grandes aspiraciones. Y no lo oculta.

“Elaboro productos químicos y naturales y lo hago porque esto es base fundamental para el sustento diario mío y de mi familia”, le dice la mujer de 33 años al periódico elCaribe, que le contactó para conocer su historia y lo que hace.

La de Andrea es una pequeña empresa ubicada en la provincia Monseñor Nouel, que partió desde la precariedad, pero ha ido caminando de a poco y mantiene una tendencia a robustecerse, siempre que continúe sembrándose sobre tierra firme y productiva.

“Es lo que trato de hacer cada día; me esfuerzo para eso, y gracias a Dios he ido consiguiendo apoyo en el camino”, asegura, en una conversación a media mañana.

Si bien las “entradas” del negocio eran bajísimas al principio, “las cosas” han ido mejorando y ahora tiene ingresos mensuales por unos RD$30,000. Eso puede variar en función de una serie de variables e imponderables que se dan en un negocio de cualquier tipo.

“Yo había realizado un curso en el año 2013 en el lugar donde empecé a laborar, pero no me fue muy bien y me paré. Entonces, en el año 2019 me dije a mi misma que tenía que elaborar mis propios productos. Y a pesar de que inicié, la realidad es que no tenía recursos para eso y fue un poco forzoso”, rememora.

No se amilanó y tampoco podía darse el lujo de hacerlo, especialmente porque hay dos hijos que dependen de ella.

Afortunadamente, una amiga se le acercó y le sugirió que asistiera a una reunión relacionada con la tarjeta y el Programa Solidaridad (actualmente denominado Supérate, ya que el actual Gobierno le cambió el nombre), porque “ahí estaban dando unas facilidades que encajaban perfectamente para el proyecto que se había fijado en su cabeza”.

Que eso haya ocurrido fue una suerte de bendición, porque a partir de ahí su vida registró cierto giro. La incluyeron en un programa para emprendedores, que es una suerte de sombrilla de ayuda para las mujeres que tienen ideas de negocios que desean “cuajar” y planes de superación, especialmente si a esas mujeres les falta la “plata” (dinero). Era precisamente el caso de Andrea.

“No me detuve, seguí escalando, siempre con el norte de crecer y superarme. He obtenido muchos conocimientos y siento que por vía del programa he adquirido fuerzas y habilidades. Todo lo que tengo es gracias a ese programa”, indica.

Tiene cerca de 14 años en Supérate, pero hace apenas uno pertenece al proyecto Mujeres SuperEmprendedoras; un proyecto que es algo así como una incubadora o vía de empuje.

Su negocio lo tiene operando hace tres años y está bancarizada. Andrea ha sido nominada en el renglón Desarrollo Económico y/o Superación de Limitaciones, que es una de las categorías del premio Mujeres SuperEmprendedoras. El premio se llama Mujer Supérate.

Respaldo del Estado

El gobierno, según informaciones ofrecidas en diciembre pasado, ha entregado préstamos a 300 mujeres del proyecto “SuperEmprendedoras, y ha ofrecido, adicionalmente, asesoría técnica en temas como manejo de las finanzas, servicio al cliente, mejoramiento de procesos y productos y etiquetado, entre otros. Andrea Lazala figura entre esos beneficiarios. Para entonces, se dijo que Supérate es el principal programa de lucha contra la pobreza del Gobierno y está diseñado de forma integral. Super Emprendedoras es “pie de amigo” de mujeres que buscan iniciar proyectos de emprendedurismo, bajar la pobreza y elevar las capacidades de negocios.

La conexión y productos que hace y comercializa

En detalle, lo que elabora Andrea es shampoo de romero y jengibre, mascarilla hidratante, jalea de melaza, gotero de anticaida y crecimiento, gotas con vitamina E, y otros productos, incluidos los de limpieza del hogar.

Actualmente está en proceso de elaboración del registro de código de barras y su aspiración es vender a grandes comercios. Sus compradores, de momento, están en la zona donde vive, incluyendo empresas a las que les vende al por mayor. “Pero quiero vender a supermercados y tiendas”, indica. Se le puede contactar vía sus redes sociales, como @cesar_elianny_productos, y por el teléfono 829-459-5070.

Quiosco Periódico Digital