Quiosco

Migración aclara incidente en restaurante Laromate Creole

A través de un comunicado, la Dirección General de Migración indicó que miembros de esta institución, junto a la Policía Nacional y de la Dirección de Control de Bebidas Alcohólicas (COBA), desmantelaron en un operativo en la noche del viernes una banda que traficaba con pasaportes haitianos y visas desde un centro de diversión en Santiago.

La entidad notificó que actuó en respuesta a decenas de quejas de vecinos y ciudadanos que denunciaban ruidos y escándalos que se producían a altas horas de la noche en el bar restaurante y discoteca, llamado Laromate Creole.

Mediante el documento, la institución enfatizó que en el operativo fueron detenidos 21 nacionales haitianos indocumentados

Asimismo fueron confiscados unos 15 pasaporte haitianos, así como las sumas en efectivo de 56,500.00 pesos dominicanos, 890 dólares y 4,100 gourdes haitianos.

Migración indicó que durante el operativo se presentó al lugar el cónsul general de Haití en Santiago, James Jacques,  quien pidió que se le entregara al señor Jolivain Nelson, a quien se le habían ocupado los 15 pasaportes y el dinero en el operativo.

El documento señala que al Jaques no tener éxito en sus intenciones, pidió al personal de Migración acompañarlos, a los fines de gestionar los documentos de algunos de los detenidos, alegando que los mismos estaban “resguardados en sus viviendas”.

Luego se trasladó junto al grupo hacia el Centro de Acogida de Migración Santiago, “donde estuvo por unas dos horas mientras diligenciaba los documentos a los haitianos que estaban indocumentados”.

Según la institución, el diplomático haitiano nunca fue apresado ni maltratado  por el personal de la Dirección General de Migración, puesto que no se encontraba en el lugar, sino que llegó a intervenir por los que habían sido detenidos.

Esta aclaratoria fue realizada por la entidad al desmentir las declaraciones realizadas por el cónsul haitiano en Santiago, quien este sábado en una rueda de prensa denunció que el acto cometido el viernes fue “un abuso y a una desconsideración por parte de las autoridades dominicanas”.