Quiosco

Investigan en Ecuador si un hombre murió con lacrimógena incrustada en cráneo

EL NUEVO DIARIO, QUITO.- El ministro del Interior de Ecuador, Patricio Carillo, reconoció este viernes que está bajo investigación si uno de los manifestantes fallecidos durante las protestas contra el Gobierno murió por una bomba lacrimógena incrustada en su cráneo.

El hecho sucedió el viernes en Puyo, capital de amazónica provincia de Pastaza y fue denunciado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confenaie), que mostró en redes sociales unas imágenes que apuntan a esa posibilidad.

La Confenaie afirma que esas imágenes realizadas con un escáner médico pertenecen a la víctima y en ellas se aprecia un objeto cilíndrico incrustado violentamente en la parte frontal del cráneo, el cual presenta múltiples fracturas.

Esto puede concordar con grabaciones difundidas en redes sociales del día de los hechos, donde se ve un cuerpo tendido en el suelo, de cuya cabeza emana gas lacrimógeno mientras otras personas tratan sin éxito de contenerlo.

“En redes sociales se ha visibilizado muchísimo una información que nosotros creemos que no corresponde a la realidad, porque de ser así, se abría roto la cadena de custodia”, señaló en rueda de prensa Carrillo.

“No descartamos absolutamente nada, por eso estamos pidiendo transparencia en la investigación”, añadió.

POSIBLE “DAÑO COLATERAL”

El ministro también deseó “un juicio justo y un debido proceso sin manipulación de absolutamente nada en caso de que exista un daño colateral en estas expresiones de violencia no provocada por la institución (Policía)”.

Carrillo indicó que esto pudo haber ocurrido “cuando uno utiliza una carabina que no es lanza gases, que no es de precisión, que no tiene estrías para direccionar”.

“Se utiliza para ahuyentar o repelar una amenaza. Sin embargo, cuando se activa a través del pulsador, lo que hace es expulsar elementos fragmentados y estos, dependiendo de las condiciones de cada uno de los elementos, podrían llegar con cierta fuerza”, señaló el ministro.

“Si un sujeto estuvo tan cerca de esta, sí pudo haber causado ese daño”, admitió.

LO ACUSAN DE MANEJAR EXPLOSIVOS

No obstante, el titular de la cartera del Interior insistió y reiteró que “la Policía mantiene todavía la seguridad de que la persona que perdió la vida en el Puyo estuvo con explosivos, armas de fuego y elementos ancestrales como lanzas, lo cual pone en riesgo inminente al funcionario de Policía”.

“Hemos pedido transparencia en la investigación, respetando inclusive la cadena de custodia, en una escena del delito absolutamente contaminada y manipulada por una gran cantidad de personas que se encontraban en ese momento generando todo el desorden”, recordó.

Los hechos ocurrieron en una violenta noche en esa ciudad amazónica, donde una turba incendió y saqueó una oficina bancaria y un cuartel de Policía, mientras comunidades indígenas bloqueaban y sitiaban los accesos a la población.

SALDO DE CINCO FALLECIDOS

Las protestas comenzaron el 13 de junio convocadas principalmente por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), aunque luego también se adhirieron otras organizaciones de campesinos, así como sindicatos y federaciones de estudiantes.

Desde el movimiento indígena se exige el cumplimiento de un pliego de diez demandas, entre ellas que se reduzcan y congelen los precios de los combustibles, que se controlen los precios de los productos de primera necesidad, que no se privaticen empresas estatales y que no se amplíe la actividad petrolera y minera en la Amazonía.

Hasta el momento la movilización deja un saldo de cinco fallecidos y no menos de 200 heridos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, así como más de 100 detenciones, según organizaciones de derechos humanos.

Quiosco Periódico Digital