Quiosco

(VIDEO) El gagá y la cultura dominicana

EL NUEVO DIARIO, SANTIAGO.-Desde hace años la cultura dominicana y las tradiciones efectuadas durante diversas épocas se encuentran provocando controversias por la población y diversos medios de comunicación, y es que cuando se enfatiza alguna característica de la raza negra el país rechaza aquellos que la desarrollan o emplean en su sector o ciudad.

El gagá es unos de los bailes que durante años diversos sectores de la parte sur de isla se ha caracterizado por realizar, sin importar las creencias, opiniones u oposiciones que arrastre.

Según algunos escritores e historiadores el baile es parte de la cultura dominicana. La Real Academia de la Lengua Española define la cultura como un conjunto de modos de vida, costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico e industrial, en una época o grupo social, es decir un conjunto de las manifestaciones que expresa la vida tradicional de un pueblo y su gente.

De acuerdo al mundo dominicano.net el gagá es un rito derivados del vudú que pueden ser tanto en público como en secreto y que está compuesto por grupos de bailarines presididos por un “dueño o Jefe “, los cuales bailan frenéticamente por las calles al ritmo del palos, alcahuete, pitos, bambú y de voces de diversos cantores.

El grupo cuenta también con varias reinas que son expertas bailadoras, policías, supervisores, ministros de guerra, entre otros miembros.

Estas ceremonias se inician el primer sábado de cuaresma. Los seguidores de este rito manifiestan los días de Semana Santa como Dios está muerto los espíritus malos se pueden aprovechar, es por esto que organizan el baile para convocar a los espíritus buenos con la finalidad de mantener el orden en los días de peligro.

Cabe destacar que la danza se caracteriza por hacer uso de paños o pañuelos de diversos colores además de escobas, machetes, fuete, fogatas, cigarros y agua bendita.
Conforme a las creencias, la escoba barre lo malo, el machete abre los caminos, el fuete reprende y aleja el mal y agua bendice.

Así mismo cada uno de los paños o pañuelo representa un espíritu, Dios o Santo , como ustedes tomen la decisión de llamarlo.
El verde representa a San Miguel Arcángel , el azul a San Santiago, el rojo Papá cándelo, el morado Santa Marta, el negro San Elías, el amarillo Anaisa pie y por último, el rosado que pertenece Metresili o la diosa del dinero y las joyas.
Resaltar que durante el baile también hacen uso de palos semejantes o parecidos a los que se utilizamos en el Batom Ballet aquí en el país, los que a su pensar atraen buenas vibras.

Por ultimo en las mayorías de baile se visualizan personas con serpientes en el cuello así como el sacrificio de gallinas, palomas e incluso gatos negros y blancos.

El escritor, arqueólogo y antopologo dominicano Marció Veloz Maggiolo en el prólogo del libro El gagá religión y sociedad de un culto 1979 subrayó que el Gagá es la manifestación pública más elocuente en su expresión debido a las celebraciones de semana santa y que es todo un conjunto de relaciones socio-religiosas que opera desde un contexto social y rural, ligado al ingenio y ‘a la caña de azúcar.

Maggiolo dice que el gagá, es una joya de la transculturación afroamericana en primer término, y domínico-haitiana en segundo término y señaló que es el resultado sincrético de cultos que a la vez han sido sincretizados como el vudú, el espiritismo en algunos casos, en franca referencia al ritual y a la religión católica.

En ese mismo orden en una entrevista realizada en el programa radial ’Esto No Es Radio’, el sociólogo y folclorista Dagoberto Tejeda apuntó que “el gagá es de origen Africano, llegó a Haití y los haitianos lo recrean así como llegó a Santiago de Cuba, y allí lo recrean”.

Tejeda también hizo referencia a la antropólogo norteamericana, haitiana y dominicana June Rosenberg quien escribió un libro sobre el gagá Dominicano, a partir de ahí muchos antropólogos incluyendolo a él han planteado que hay un Gagá dominicano, que va en una línea no en términos del vudú como elemento central, sino como elemento carnavalesco.
Y cuestionó ¿En los ingenios de aquí con qué se divierten la gente? ¿Qué tienen como diversión? Nada contestó.

Retornando a la escritora June Rosenberg y su libro “El gagá, religión y sociedad de un culto” y haciendo énfasis en las pág. 38-39 acerca del verdadero origen del gagá en la República Dominicana, según la escritora no se conocen datos históricos y que esto debe atribuirse, en parte, a la actitud negativa que se adopta en el país frente a las influencias africanas.

Por otro lado, afirma que no pudieron profundizar e investigar en obras y documentos históricos; pero acudieron a datos y aportes del el profesor, Novelista, dramaturgo, antropólogo e historiador español Carlos Esteban Deive quien fue considerado un experto en culturas africanas.

Deive cuyos trabajos contiene varias referencias a bailes y procesiones de siglos pasados, en los que aparecen ciertos elementos parecidos a los del gagá indica que tales elementos existían ya, y que no todos los aspectos del Gagá representan innovaciones traídas de Haití.

Según el escritor varios de los rasgos del Gagá existían históricamente en la República Dominicana, ya sea en forma de bailes carnavalescos, o de cofradías del baile llamado calenda.

Establece que las personas que participan en los gagás son dominicanos nacidos en los bateyes y que siguen viviendo en ellos o cerca de ellos, o que de algún modo están relacionados con la industria azucarera.

Prohibición de gagá en San pedro

Las autoridades de San Pedro de Macorís prohibieron las celebraciones de gagá durante el asueto de la Semana Santa pasada, lo que causó el rechazo de muchos ciudadanos. De acuerdo a las informaciones, la decisión se debía a que dicha celebración está en contra de las costumbres religiosas.

Sin embargo, el director provincial de Salud, Juan Ramón de los Santos, negó que la disposición se haya tomado debido a cuestiones religiosas, sino más bien por un tema de seguridad.

El funcionario señaló que la decisión fue tomada en conjunto entre la gobernación provincial, la dirección provincial de Salud Pública y otras autoridades.

Sin embrago el viceministro de Cultura Giovanny Cruz, rechazó categóricamente la decisión.

Quiosco Periódico Digital