Quiosco

Blinken pide más aportaciones financieras para lidiar con crisis alimentaria

EL NUEVO DIARIO, BERLÍN.- El secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, pidió hoy más aportaciones financieras a nivel internacional para lidiar con la situación humanitaria producto de la crisis alimentaria global exacerbada por la guerra de Ucrania.

Las necesidades del Programa Mundial de Alimentos se han incrementado de forma drástica, dijo Blinken en una conferencia celebrada en Berlín para tratar dicha crisis, en la que participaron unas 50 delegaciones nacionales, así como representantes de Naciones Unidas y otras organizaciones.

El secretario de Estado recordó que Washington ya ha invertido 2.800 millones de euros en ayuda alimentaria de emergencia y avanzó que el presidente, Joe Biden, anunciará más ayudas en la cumbre del G7 de Elmau, en el sur de Alemania.

Abogó también por desbloquear los puertos ucranianos, en los que hay acumuladas unas 25 toneladas de cereal “que se pudrirá si no se exporta”, y expresó en este sentido su respaldo a la iniciativa de la ONU para abrir corredores marítimos.

Para solucionar la crisis, propuso además incrementar la producción de fertilizantes a escala global y utilizarlos de forma más eficiente, ya que su carencia lleva a los países de menos recursos a reducir la producción agrícola, lo que a su vez repercute en los precios.

Blinken instó además a “resistir la tentación” de imponer restricciones a las exportaciones, ya que esto sólo contribuye a “empeorar la crisis”.

Llamó asimismo a incrementar la capacidad agrícola, entre otros a través de inversiones de instituciones financieras internacionales, y a tomar medidas que permitan “acolchar” el impacto de las crisis alimentarias.

En este sentido, dijo que es preciso dar a los países con dificultades para el pago de créditos internacionales “flexibilidad” para garantizar que puedan “alimentar a su gente”.

En la misma línea se manifestó el secretario general de la ONU, António Guterres, quien afirmó que los países en desarrollo deben poder acceder a medidas de alivio de la deuda para “mantener sus economías a flote”.

“No podemos aceptar el hambre masiva y la muerte por inanición en el siglo XXI,” dijo Guterres, que se dirigió a los asistentes por videoconferencia y alertó de que el mundo se enfrenta a una “crisis sin precedentes” y de que son ya 267 millones de personas quienes viven en una situación de inseguridad alimentaria.

Los participantes en la conferencia internacional subrayaron de forma unánime que la responsable de la crisis alimentaria es Rusia y no las sanciones occidentales contra Moscú, pues estas prevén excepciones para el transporte de alimentos y bienes básicos.

El canciller alemán, Olaf Scholz, instó en este sentido a mantener la “presión política” sobre Moscú, que es donde están los “responsables” que pueden “mover con facilidad la palanca” que ponga fin a la crisis.

Destacó también que este asunto se encuentra en la cima de la agenda que tratarán los jefes de Estado y de Gobierno del club de países industrializados del G7 en su cita en Elmau, al sur de Alemania, que comenzará este domingo.

“De la cumbre saldrá un mensaje claro al mundo amenazado por el hambre: cuidaremos de que vuestra vida no se convierta en juguete de intereses de poder cínicos,” aseveró.

Quiosco Periódico Digital