Quiosco

Jurista pide priorizar leyes complementarias a la Constitución

El experto en derecho constitucional, Eduardo Jorge Prats, considera que no es necesaria y tampoco hay consenso para la reforma constitucional que plantea instaurar un Ministerio Público independiente y fortalecer la independencia del Poder Judicial.

Entrevistado en el programa Esferas de Poder, manifestó que más que propiciar nuevas reformas lo que se necesita es aprobar las leyes orgánicas que posiblemente su número alcancen más de 20 normas que faltan para completar el armazón jurídico que contempla la Constitución.

“Pero hoy mismo la reforma constitucional no es necesaria y no hay un consenso ni político, porque la oposición representada en el Congreso y en el Consejo Económico y Social ha dicho que no es necesario, y que no va a prestar su apoyo a esta reforma”, subrayó.

El destacado jurisconsulto entiende que la propuesta de reforma no tiene un consenso social porque no se han socializado las propuestas debidamente, como se hizo en el 2009 y 2010.

“Tampoco hay un consenso técnico porque la gran mayoría de juristas, de la comunidad jurídica, entienden que esta reforma no es pertinente”, enfatizó.

Jorge Prats indica que hablar en estos momentos de una reforma constitucional no es lo más oportuno, principalmente porque el país se avecina una época electoral, donde el foco de la nación y del pueblo se orienta hacia otros intereses y expectativas.

Cree que se debe apuntalar en una serie de ámbitos importantes, como son la independencia del Poder Judicial y la transparencia del sistema electoral.

Sostiene que eso puede lograrse mediante reformas legislativas y administrativas, sin tener que someter al cuerpo político nacional a un coma inducido y una operación a corazón abierto.

Jorge Prats entiende que para consolidar la independencia del Poder Judicial y del Ministerio Público es perfectamente lograble a través de la vía legislativa porque ya la Constitución contiene un marco para garantizar esa independencia.

Plantea que lo que se debe hacer es apostar con recursos humanos, presupuestarios y las reformas legislativas que tiendan a esa consolidación. “Lo cierto es que, si nuestro país se compara con otros ordenamientos, nosotros hemos gozado de mucha estabilidad constitucional”, puntualizó.

Jorge Prats manifestó que es cierto que se han producido 39 reformas constitucionales a lo largo de la historia nacional. Agregó que si se toma en cuenta la Constitución vigente, que es la de 1966, tan sólo ha sido reformada en 1994, 2002, 2010 y 2015.

Comentó que la Carta Magna dominicana goza de mucha estabilidad, si se compara con la de Alemania, que solo de 1948 a 1987 había experimentado más de 45 reformas constitucionales.

Asimismo, citó el caso mexicano que tiene 350 reformas constitucionales desde 1917 hasta la fecha. “Es decir, nosotros no tenemos un problema de estabilidad constitucional en lo que respecta a la época pos-Trujillo, es decir, desde 1966”, recalcó.

Sin embargo, afirmó que es cierto que la gran mayoría de reformas constitucionales en el país han versado sobre la reelección presidencial.

Indicó que la del 2010 es atípica porque se trataba de una reforma integral, la que califica como una nueva Constitución reformada que ha sentado las bases del Estado Social Democrático de Derecho.

Quiosco Periódico Digital