Quiosco

Tienda Mango abandona tras 23 años la venta directa en Rusia a causa de la guerra

EL  NUEVO DIARIO, ESPAÑA.-La multinacional española de la moda Mango abandonará de forma definitiva la venta directa en Rusia, después de 23 años en el país, y cede sus tiendas a sus franquiciados “ante la incertidumbre respecto a la evolución de la situación geopolítica” por la invasión rusa de Ucrania.

Con el fin de “garantizar la cobertura” a sus 800 empleados en Rusia, Mango dejará de operar de forma directa en el país y ha llegado a un acuerdo con varios de sus socios franquiciados para cederles el negocio, según un comunicado de la compañía publicado este sábado.

El pasado mes marzo, a raíz del comienzo de la guerra, Mango decidió suspender de forma temporal sus operaciones en Rusia, con lo que quedaron sin actividad las 55 tiendas propias que tiene en el país -otras 65 son franquiciadas-, y la plataforma de ventas en línea.

Según la empresa, desde el primer momento su “prioridad” ha sido “velar por la seguridad de sus equipos en Ucrania y Rusia y por su ecosistema de distribución, del cual las franquicias y socios locales son una parte esencial”.

En los próximos meses, se llevará cabo el proceso para que Mango, que está presente en 110 mercados de todo el mundo, ceda las tiendas propias a diferentes socios franquiciados.

Según precisa la firma de moda, que ha llevado a cabo una provisión de 21 millones de euros por el impacto de esta crisis, la próxima semana se cederán los dos primeros puntos de venta, a los que está previsto que se sumen otros 22 entre este mes y el próximo.

A cierre de 2021, Rusia representaba el 8 % del EBIT de Mango -ganancias antes de intereses e impuestos- y figuraba entre los cinco mayores mercados de la compañía.

Tras analizar los protocolos de seguridad, Mango, que el pasado mes de febrero cerró temporalmente sus 14 tiendas en Ucrania, está reabriendo progresivamente sus puntos de venta en este país, en zonas alejadas del conflicto bélico.

En concreto, se han reabierto nueve tiendas -cuatro de ellas propias y cinco franquiciadas- y en las próximas semanas se reanudará la actividad en otros puntos de venta.

Desde el inicio de la guerra, asegura la compañía, Mango ha dado cobertura a sus equipos tanto en Ucrania como en Rusia, manteniendo el pago de los salarios y prestándoles toda la cobertura legal que han requerido.

Además, la compañía ofreció asesoramiento jurídico y un nuevo puesto de trabajo en otro país a los empleados y socios que decidieron abandonar Ucrania tras la invasión, que comenzó el 24 de febrero.