Quiosco

Petro dice que su gobierno en Colombia no será socialista sino pluralista

“Nosotros no somos socialistas y este proceso político no es un acuerdo de izquierdas, es un acuerdo plural de Colombia aunque incluye a las izquierdas del país”, dijo hoy el senador y exalcalde de Bogotá en una rueda de prensa.

Petro, que se enfrenta este domingo al populista Rodolfo Hernández en el balotaje, se reunió hoy en Bogotá con gente de su formación, el Pacto Histórico y también con representantes de otros signos políticos y profesionales de diferentes ámbitos que se han adherido a su candidatura.

Esa reunión, a la que han acudido el exministro de Salud, Alejandro Gaviria; la periodista Mabel Lara; el exalcalde de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, entre otros, ha sido según aseguró, la “primera fase de un acuerdo nacional” y si ganan el 19 de junio, el próximo martes convocarán una nueva para comenzar a ejecutar su proyecto político.

Se trata de “una confluencia que es parte de esa nación que queremos construir, que se puede entender, que puede dialogar entre sí y que a pesar de tener diferencias que indiscutiblemente siempre existirán, no se van a matar entre sí”, apuntó.

Así, si gobierna promete este gran acuerdo nacional, que asimiló a un acuerdo de paz, para crear un nuevo clima en el país “alejado del sectarismo y del odio que nos ha acompañado en este siglo”.

Petro, un exguerrillero que proviene de la más férrea oposición a los gobiernos derechistas de Álvaro Uribe (2002-2010) y de la izquierda, se presenta a la Presidencia en un proyecto que ha buscado alejar de esas posiciones para fomentar la conciliación con otro tipo de fuerzas.

De esa forma, tras ganar la primera vuelta con más de 8,5 millones de votos, ha recibido el apoyo de buena parte del centro y también cuenta en su campaña con grandes figuras del gobierno del expresidente Juan Manuel Santos.

Este domingo verá si estos apoyos y esta estrategia le sirven para ganar a Hernández, un empresario multimillonario de la construcción que ha levantado pasiones con un discurso rupturista centrado en la lucha contra la corrupción y convertirse así en el primer presidente de izquierdas.