Quiosco

ONU advirtió que si sigue la guerra en Ucrania habrá un “infierno en la tierra” a causa de la hambruna

El director del Programa Mundial de Alimentos alertó sobre las protestas, disturbios y violencia que se podrían desatar este año por la escasez mundial de alimentos.

El jefe de la rama alimentaria de la ONU advirtió que la inestabilidad política, la violencia, las protestas y disturbios representan un riesgo para varios países del mundo debido a la escasez de alimento y el aumento en los precios que se experimenta a escala global.

Hablando en la capital de Etiopía, Addis Abeba, David Beasley, director del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, dijo que el mundo enfrenta una escasez “aterradora” que podría desestabilizar a los países que dependen de las exportaciones de trigo de Ucrania y Rusia.

“Incluso antes de la crisis de Ucrania, nos enfrentábamos a una crisis alimentaria mundial sin precedentes debido al COVID y al aumento del precio del combustible”, dijo Beasley. “Entonces, pensamos que no podía empeorar, pero esta guerra ha sido devastadora”.

Ucrania produce suficientes alimentos cada año para alimentar a 400 millones de personas. Produce el 42% del aceite de girasol del mundo, el 16% del maíz y el 9% del trigo. Somalia depende de Ucrania y Rusia para todas sus importaciones de trigo, mientras que Egipto obtiene el 80% de su grano de los dos países.

El PMA obtiene el 40% del trigo para sus programas de ayuda alimentaria de emergencia de Ucrania y se ha visto obligado a reducir las raciones a la mitad en varios países a medida que aumentan sus costos.

Citando los aumentos en el precio del transporte marítimo, los fertilizantes y el combustible como factores clave, debido al COVID-19, la crisis climática y la guerra de Ucrania, Beasley dijo que la cantidad de personas que sufren de “hambre crónica” había aumentado de 650 millones a 810 millones en los últimos cinco años.

Beasley agregó que la cantidad de personas que experimentan “hambre de choque” aumentó de 80 millones a 325 millones durante el mismo período. Están clasificados como personas que viven en niveles críticos de inseguridad alimentaria, un término que describió como “marchar hacia la inanición y no saber de dónde vendrá la próxima comida”.

Beasley dijo que después de la crisis económica de 2007-09, estallaron disturbios en 48 países de todo el mundo a medida que aumentaban los precios de las materias primas y la inflación.

“Los factores económicos que tenemos hoy son mucho peores que los que vimos hace 15 años”, dijo, y agregó que si no se aborda la crisis, resultará en “hambruna, desestabilización de las naciones y migración masiva”.

“Ya estamos viendo disturbios en Sri Lanka y protestas en Túnez, Pakistán y Perú, y hemos tenido desestabilización en lugares como Burkina Faso, Malí, Chad”, dijo Beasley. “Esto es solo una señal de lo que vendrá”.

El Ministerio de Agricultura de Ucrania dice que más de 20 millones de toneladas de granos que normalmente se exportarían están atrapadas en el país debido al bloqueo de Rusia de sus puertos del Mar Negro.

Los líderes europeos, incluido el presidente francés, Emmanuel Macron, instaron a Rusia a aliviar el bloqueo de Odesa, el principal puerto de Ucrania, para permitir las exportaciones de cereales.

A largo plazo, Beasley hizo un llamado a las personas más ricas del mundo para que comprometan una mayor parte de su riqueza para combatir el hambre mundial, al tiempo que instó a Vladimir Putin a abrir Odesa.

“Es un momento muy, muy aterrador”, dijo Beasley. “Nos enfrentamos al infierno en la tierra si no respondemos de inmediato. Lo mejor que podemos hacer ahora es poner fin a esa maldita guerra en Rusia y Ucrania y abrir el puerto”.