Quiosco

FAO y Gobierno impulsan alimentación saludable y más nutritiva en las escuelas

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) está trabajando con 33 países de América Latina y el Caribe para enfrentar el hambre que padecen millones de personas, y para asegurar en consecuencia una alimentación más saludable y nutritiva.

El desafío es enorme: la pandemia ha disparado los niveles de desnutrición y la inseguridad alimentaria en toda la región, donde 60 millones de personas padecen hambre y no tienen garantizada su alimentación.

Estos datos dramáticos proceden de Daniela Godoy, oficial principal de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la FAO para América Latina y el Caribe.

En conversación con el director de El Nuevo Diario, Persio Maldonado, la representante de la FAO apuntó que, entre 2019 y 2022, 13 millones de personas más cayeron en situación de hambre respecto al año anterior.

Además, 267 millones de personas sufren inseguridad alimentaria (moderada o grave), al no tener acceso a la cantidad ni la calidad de los alimentos necesarios. No es todo: la malnutrición, la obesidad y el sobrepeso en la región son superiores a otras partes del mundo.

Godoy indicó que estas cifras negativas obedecen a tres razones clave: crisis climática, pandemia y circunstancias complejas como la guerra en Ucrania.

Según ella, la FAO impulsa en el país un hermoso programa de educación alimentaria y nutricional, para así garantizar una alimentación saludable y más nutritiva de los niños. Para esto trabaja de la mano con el Inabie y los demás actores del sector alimentario.

“Acá se están dando condiciones muy importantes en estos momentos para poder impulsar y fortalecer ese programa de alimentación escolar; está la voluntad política, la coordinación intersectorial, estuvimos en el Parlamento. Se están, poco a poco introduciendo mejoras, en el fondo se están haciendo cambios, está la voluntad, se está trabajando con el apoyo de la FAO en un proyecto que va a hacer importante para poder mejorar esa alimentación escolar”, expresó.

La gran iniciativa

La FAO y el Inabie acordaron impulsar el modelo de alimentación conocido como “Escuela sostenible”, consistente en garantizar una buena alimentación, promover la educación alimentaria y crear un ambiente saludable al interior de las escuelas.

Los planteles se convertirían en centros de enseñanza y buena alimentación, teniendo huertos saludables que produzcan alimentos frescos y adecuados para el consumo. Los niños consumen esos alimentos y replican su experiencia en el hogar. Por cierto, las comunidades se involucran en estas tareas de concienciación alimenticia, para crear hábitos saludables.

Así, se trabaja en los centros educativos y se impulsa la agricultura local, porque a veces no se puede hacer la distribución de uno a otro lado del país. Se recomienda fomentar la alimentación educativa, cultivar la agricultura familiar, tomar medidas de protección social, etc.

Daniela Godoy destacó la coordinación interinstitucional e intersectorial, la infraestructura (espacio para los niños, cocinas, huertos, preparar alimentos, refrigeración), los menús (qué comen los niños en la escuela y el hogar).

Los representantes de la FAO brindan asistencia y acompañamiento técnico a las autoridades; sus técnicos impartieron un taller. Se reunieron con el ministro de Salud y en el Congreso, donde hablaron con legisladores para poder impulsar un marco legal para garantizar alimentación saludable.

¿Qué comen los escolares?

El menú escolar deberá tener alimentos nutritivos y saludables, con el mejor alimento. Se impulsará la producción local y otros mecanismos que se irán definiendo. Hay que incluir la comida tradicional, bajando los niveles de azúcar y de sal.

Se recomiendan frutas y vegetales a razón de cinco porciones al día (unos 400 gramos). Esto significa, concretamente, dos frutas y tres verduras.

Por cierto, la FAO tiene una tabla o guía alimentaria (cantidad de nutrientes) para una dieta saludable. Una alimentación saludable y nutritiva reporta grandes beneficios en cuanto al desarrollo y capacidad de aprendizaje de los niños, a largo plazo.

Experiencias

Ya hay dos experiencias al respecto, en Santo Domingo y Monte Plata (Pueblo Nuevo, Centro Educativo Mata Limón), donde hay un huerto que se usa como herramiento educativa, sacan productos y se los entregan a los niños para que los puedan consumir frescos.

La iniciativa arrancó realmente en 2014 en Monte Plata; se denominó “País sostenible” y luego fue expandido a Santiago, Bayaguana y Santo Domingo. Entonces se creó el Sistema Integral para la Vigilancia Alimentaria y Nutricional del Escolar (Sisvane), para así garantizar la vigilancia nutricional.

El acuerdo

Aunque están trabajando desde el año pasado, aún no se ha firmado el convenio entre el Inabie y la FAO. Esto se hará pronto.

Lo que se busca es darle otra mirada a la alimentación, para hacerla más saludable y nutritiva. Para esto hay una articulación con Salud Pública y otros actores relacionados con el tema.

Se están incorporando las familias y las comunidades. Niños más saludables, país mejor y más productivo.-

El Nuevo Diario