Quiosco

Poder Ejecutivo aumenta licencias y permisos por paternidad en la administración pública

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO. – El Poder Ejecutivo dispuso este jueves la modificación del reglamento de relaciones labores, el aumento de las licencias y permisos a los servidores de la administración pública dominicana por motivo del nacimiento de sus hijos.

Mediante el decreto 312-22, del 14 de junio de 2022, el presidente Luis Abinader les extendió a los padres que laboran en el sector público el permiso de un día que se otorgará durante los primeros 12 meses del nacimiento de sus hijos, para procurarles atención pediátrica.

El mismo decreto concede a los padres servidores públicos, un permiso de 15 días hábiles dentro de los primeros tres meses de nacimiento de sus hijos.

Asimismo, establece como nueva medida que tanto para el padre como la madre tienen la oportunidad de solicitar hasta tres permisos al año de hasta tres días, a partir de los tres meses de nacido hasta los cinco años de edad, con la finalidad de atender cualquier situación especial de sus hijos.

Este permiso podrá ser de forma consecutiva o parcial.

Estas nuevas medidas garantizan al padre servidor público participar en el cumplimiento sus responsabilidades parentales propias de un hijo recién nacido.

Las disposiciones de este decreto se corresponden con la política gubernamental para propiciar el respeto a los principios de igualdad, no discriminación y equidad entre los servidores y servidoras públicos.

El decreto aclara que estos permisos no son acumulables ni podrán tomarse de manera consecutiva y destaca que todo lo anterior se dispone sin detrimento de otros permisos o licencias que puedan aplicar.

Según explica el Poder Ejecutivo, la medida fue dispuesta, dado que la Constitución dispone en su artículo 55 que la familia es el fundamento de la sociedad y el espacio básico para el desarrollo integral de las personas y el Estado promueve la paternidad y maternidad responsables, teniendo el padre y la madre el deber compartido e irrenunciable de alimentar, criar, formar, educar, mantener, dar seguridad y asistir a sus hijos e hijas.

También, debido a que la carta magna consagra en su artículo 39 que todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las
instituciones, autoridades y demás personas y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación por razones de género, color, edad, discapacidad, nacionalidad, vínculos familiares, lengua, religión, opinión política o filosófica, condición social o personal. Asimismo, el artículo constitucional 62 establece que el Estado garantiza la igualdad y equidad de mujeres y hombres en el ejercicio del derecho al trabajo.

El Nuevo Diario