Quiosco

Ciudades del norte de Italia limitan el uso del agua por la grave sequía

EL NUEVO DIARIO, ROMA.-Alrededor de 170 localidades de la región italiana de Piamonte (norte) han optado por limitar el uso del agua solo para consumo alimentario, anunció hoy su gobernador, Alberto Cirio, dada la grave sequía que azota la zona, la peor en 70 años.

“Por el momento la situación está bajo control en lo que respecta al uso civil del agua potable pero tenemos un estado de emergencia muy grave con la agricultura”, refirió tras mantener una reunión con sus colaboradores sobre este tema, informan los medios locales.

En Piamonte, según sus datos, 170 ayuntamientos han aprobado ordenanzas sobre el “uso responsable del agua potable” en las que prohíben cualquier otro uso que no sea el alimentario y diez de la provincia de Novara han interrumpido el suministro de noche.

En la provincia de Turín, capital de región, hay ochenta localidades que han limitado el consumo del agua y en tres se ha tenido que recurrir a camiones cisternas para llenar sus depósitos.

La Región del Piamonte ya ha enviado a Roma la solicitud para declarar el estado de emergencia y también lo hará su vecina Lombardía, ambas bañadas por el río Po, el principal del país y cuyo caudal está en mínimos por esta seguía.

La Confederación Italiana de Agricultores (CIA) avisó hoy de que en la cuenca del Po se “corre el riesgo” de perder la mitad de la producción agrícola y reclamaron al Gobierno medidas como turnos para el riego y mejoras en la infraestructura hidrológica.

La CIA estima pérdidas por 1.000 millones de euros y, de no llover en estas regiones a los pies de los Alpes en las próximas semanas, se perderán hortalizas como el tomate y frutas estivales como el melón o la sandía se reducirán en el mercado en un 30 o 40 %.

La sequía también afectará al cultivo de maíz y soja, ahora más valiosos que nunca debido a su escasez por la guerra de Ucrania, uno de los mayores productores y exportadores de cereal del planeta, al igual que su agresora, Rusia.

Para la Autoridad Nacional de la Cuenca del Po (ABDPo), la zona atraviesa la peor sequía de las últimas siete décadas a causa de la falta de nieves y lluvias que prácticamente han vaciado este río en varios de sus puntos.

Pero el problema no se limita al norte, sino que se extiende “rápidamente” al centro y al sur del país, según avisó el observatorio de los recursos hidrológicos ANBI.

Por ejemplo, el caudal del principal río de la Toscana, el Arno, que baña su capital, Florencia, se ha reducido en 50.000 litros por segundo respecto a junio de 2020, mientras que el Tíber, que pasa por Roma, registra su nivel más bajo en su manantial (35 cm), el menor desde 1996.