Quiosco

Mercado laboral de RD crece a 4.64 millones de empleados; sube 5.1 %

Es un nivel cercano a la ocupación total observada previo a la pandemia, indica la Encuesta de Fuerza de Trabajo

En el mercado de trabajo se generaron 226,730 nuevos ocupados netos en doce meses, ubicándose el total de ocupados en enero-marzo 2022 en un nivel similar a igual trimestre de 2019 (previo a la pandemia), informó el Banco Central de República Dominicana (BCRD).

En un documento de prensa, el emisor indicó que la de desocupación abierta (indicador oficial de desempleo) se reduce en 1.6 punto porcentual (p.p), al pasar de 8.0 % en enero-marzo de 2021 a 6.4 % en enero-marzo de 2022.

Indicó que la tasa de ocupación (TO), que representa el porcentaje de personas en edad de trabajar que están ocupadas, exhibe un aumento interanual de 2.6 puntos porcentuales.

Cuando la institución analiza los indicadores de subutilización de la fuerza laboral, calcula que la tasa de desocupación oficial, es decir el primer indicador de subutilización (SU1), comúnmente conocido como tasa de desocupación abierta o el porcentaje de desocupados que están buscando activamente trabajo, se ubicó en 6.4 % en enero-marzo 2022.

Tuvo una reducción de 1.6 puntos porcentuales con respecto al nivel de 8.0 % registrado en igual periodo del año anterior.

El organismo ofreció los datos, con interés de mantener debidamente edificados a los agentes económicos y al público en general.

El banco es responsable del levantamiento de la Encuesta Nacional Continua de Fuerza de Trabajo (ENCFT). Es a partir de eso que presenta un análisis sobre la evolución de los principales indicadores relacionados al mercado laboral hasta los últimos datos disponibles correspondientes al trimestre enero-marzo de 2022.

“Esta constituye una noticia positiva, ya que la tasa de desocupación se está reduciendo en el marco de una reanudación significativa de las labores de búsqueda activa de empleo por parte de las personas, conforme se ha ido recuperando la actividad económica”, indicó.

El levantamiento de la Encuesta Nacional Continua de Fuerza de Trabajo (ENCFT) correspondiente al periodo enero-marzo 2022, que como cada trimestre se realiza bajo un marco muestral de 8,480 viviendas seleccionadas en todo el territorio nacional, arrojó que el total de personas ocupadas alcanzó los 4,640,113 trabajadores en el primer trimestre del año.

Es un nivel cercano a la ocupación total observada previo a la pandemia, para un aumento de 226,730 ocupados netos con respecto al trimestre enero-marzo de 2021, equivalente a un crecimiento de 5.1 %.
La generación de nuevos puestos de trabajo ha tenido su concentración en mujeres y jóvenes, los cuales fueron los más afectados por la pandemia.

En términos interanuales, el 73.2 % (165,950) del referido aumento en la ocupación corresponde a personas del sexo femenino. Asimismo, se resalta el hecho de que del aumento de 226,730 ocupados netos en doce meses, 68,848 (30.4 %) corresponde a personas con edades comprendidas entre 15-24 años y 146,605 (64.7%) a nuevos ocupados netos dentro del rango de edad de 25-39 años.

“Cónsono con lo anterior, se observa un comportamiento creciente del grado de inserción de las personas mayores de 15 años en el mercado laboral, lo que se puede apreciar mediante la tasa global de participación (TGP), definida como el cociente entre fuerza laboral o población económicamente activa y las personas en edad de trabajar”, sostuvo el banco.

Explicó que la TGP se ubicó en 63.5 % durante el primer trimestre de 2022, 1.8 puntos porcentuales superior a la verificada en igual período de 2021.

Igualmente, la tasa de ocupación (TO), que representa el porcentaje de personas en edad de trabajar que están ocupadas, se colocó en 59.4% en enero-marzo 2022, para un aumento interanual de 2.6 puntos porcentuales. Ambos indicadores reflejan que el mercado laboral continúa recuperándose, luego del impacto de la crisis sanitaria.

Al analizar el aumento de 226,730 ocupados desde la perspectiva del sector donde se desempeñan, durante el último año se observa que aquellos que laboran en el sector formal (empresas privadas con Registro Nacional de Contribuyentes, contabilidad organizada o en el Estado) se incrementaron en 105,913 empleos netos adicionales.

Los que laboran en el sector informal (en su mayoría trabajadores por cuenta propia) exhibieron un aumento de 131,045 trabajadores. En cuanto a los ocupados en el servicio doméstico, los mismos se redujeron en 10,228 puestos de trabajo.

En cuanto al porcentaje de informalidad total de la economía, es decir la proporción de ocupados que no tiene acceso a los beneficios de la seguridad social vía su ocupación, la institución dijo:

“Resulta pertinente reseñar lo planteado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el documento Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo: Tendencias 2022 en el sentido de que “los trabajadores informales tenían más probabilidades de perder sus puestos de trabajo o de verse obligados a la inactividad por medidas como los confinamientos que los trabajadores formales”.

Recordó que al reanudarse gradualmente la actividad económica, el empleo informal, sobre todo por cuenta propia, ha repuntado con fuerza, y muchos trabajadores del sector informal han retomado la actividad”, realidad que ha sido más evidente en la región de América Latina y el Caribe.

La informalidad vista a través de los porcentajes

En el caso dominicano, el porcentaje de informalidad (trabajadores que están generando ingresos pero que no cuentan con acceso a la seguridad social a través de la actividad laboral que desempeñan) se ubicó en 58.1 % en enero-marzo de 2022, para un aumento poco significativo de 0.4 puntos porcentuales con respecto al mismo período del año pasado, encontrándose por debajo del valor máximo de 58.9% registrado por este indicador en el tercer trimestre de 2021.

Al realizar un balance en el análisis de los indicadores, el BCRD concluye que el mercado laboral presenta una notable mejoría y se espera que el mismo continúe reaccionando positivamente, conforme la economía se mantenga creciendo en torno a su potencial y se ejecuten los diversos proyectos de inversión tanto privada como pública, que han sido anunciados gracias al clima de confianza y las perspectivas favorables de la República Dominicana en comparación al promedio de los países de la América Latina.