Quiosco

Exempleada de los Suns denuncia a la franquicia de ser disfuncional y misoginia

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-Melissa Fender Panagiotakopoulos, una empleada de la liga de la NBA, no conocida mundialmente en el mundo de los deportes, pero sí una empleada de años (2007) de la franquicia Suns de Phoenix, renunció su puesto el pasado mes, a causa de intimidación por parte de ciertos miembros de la organización, luego de que la fémina mostrará la falta de equidad de género que le han mostrado.

En mayo, Fender envió un correo electrónico a 16 directivos de los Suns, entre los cuales mencionó al propietario mayoritario Robert Sarver, anunciando que la cultura del equipo en el ámbito laboral es tóxica y misógina que llegó a convertirse en intolerable, según fuentes de ESPN.

Esta renuncia llegó en conjunto de los escándalos que rodean al Sarver, donde la propia NBA anunció que llevaría a cabo una investigación a la conducta emitida por el propietario, luego de que más de 70 empleados de la franquicia lo denunciarán por racista y misógino, luego de que ESPN publicó un artículo acerca de los problemas que ha tenido en sus 17 años de mandato. Sarver negó estas acusaciones.

La exempleada solo hizo referencia al ambiente laboral, no mencionó al propietario ni ningún empleado. Fender estaba en el puesto de gerente sénior de experiencia premium, obtenido en el 2014, que se encargaba de buscar ingresos de clientes de alto nivel.

“Conflictos de interés inherentes con la capacidad de los gerentes para recibir comisiones, elegir acuerdos, revisar los términos de arrendamiento de la suite para llenar sus propios bolsillos y operar de una manera diferente al resto de la organización de ventas sin sistemas verdaderamente consistentes”, escribió, acusándola de una organización disfuncional, que no les brinda el mismo desarrollo a las mujeres en comparación con la parte masculina.

“Me excluyeron de las cenas con clientes, examinaron cada uno de mis movimientos, decisiones y correos electrónicos con niveles insoportables de microgestión”, agregó.

Los Suns se defendieron diciendo que iban a investigar sobre el suceso y que están comprometidos a lograr un trabajo seguro, libre de discriminación y acoso, y no toleran represalias por denunciar presuntas malas conducta. En enero, el club creó una línea anónima de llamadas por si alguien quisiera hacer otra denuncia a Sarver.

Sin embargo, en octubre del 2021, a inicios de los problemas, los Suns sacaron comunicado “Las evidencias documentales que tenemos y testigos contradicen las acusaciones del periodista (de ESPN) y estamos preparando nuestra respuesta a estas acusaciones. Urgimos a todo el mundo que no juzgue aquí, especialmente cuando se trata de mentiras e insinuaciones que atacan a nuestra organización y su liderazgo”, lanzaron.