Quiosco

Confeso asesino de Jorge Mera quiere periodistas lo entrevisten en prisión «para decir su verdad»

El confeso asesino del ministro Orlando Jorge Mera solicitó este miércoles a la Fiscalía del Distrito Nacional que le permitan que las periodistas Alicia Ortega y Julissa Céspedes lo entrevisten en su celda en la cárcel Najayo.

Mediante una instancia, depositada a través de sus abogados, Fausto Miguel Cruz manifestó que quiere «esclarecer en toda su proporción el hecho en el que se ha visto lamentablemente involucrado… y explicarle al país y a la sociedad en general, a través de los democratizados medios de comunicación masificados cómo fue que desembocó el lamentable suceso».

El imputado, quien está acusado de asesinar a Jorge Mera de seis disparos y guarda prisión preventiva por el hecho, dijo que la entrevista que solicita también aplica para el programa radial El Zol de la Mañana, de la Z-101.

En el documento, Cruz expresó que la entrevista no es limitativa a otros medios de comunicación.

Además, solicitó a la fiscal titular del Distrito Nacional, Rosalba Ramos, que en caso de que no se pueda realizar la entrevista en su celda en el Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo-Hombres, sea trasladado a un lugar idóneo para tales fines.

En la instancia los abogados de Cruz, Manuel Sierra e Ybo René Sánchez, indicaron que el imputado le manifestó que quiere, en la entrevista, aportar datos probatorios de la causa y nombres específicos de personas relacionados que son testigos directos de la causa que, aseguró,  condujo «a tan lamentable y nefasto hecho inesperado».  

«Y con el gran interés de que, esto aclare a la sociedad con mi versión, y no mediante la escucha de solo otra única versión, a fin de que, la sociedad confronte la suya con las mías también y pueda ser testigo de excepción y deducir parten de la verdad para que, en un futuro no se repitan hechos lamentables como el acaecido sobre el fatídico y lamentable episodio sangriento», dicen los togados.

Cruz guarda prisión preventiva en Najayo desde el lunes pasado, tras el juez Rigoberto Sena dictarle la referida medida de coerción.  El imputado fue apresado el lunes de la semana pasada luego de haberle disparado horas antes a Jorge Mera en su despacho, supuestamente por este negarse a otórgale unos permisos.