Quiosco

Junio de 1959: rebeldía contra Trujillo, intento de liberación

Es mucho lo que puede decirse de las osadas expediciones de ese lejano junio de 1959, cuando un escuadrón de 198 hombres arriesgaron su pellejo y desafiaron a Trujillo en su mismo suelo. Fue una aventura heroica, llena de coraje y valor. Los expedicionarios llegaron en tres grupos (uno aéreo y dos marítimos), y tan pronto como pisaron esa finca trujillista que era República Dominicana, mostraron su ánimo patriótico y su deseo de inmolación.

Eran un arcoíris de nacionalidades: los había dominicanos, cubanos, venezolanos, estadounidenses. Enrique Jimenes Moya era el comandante en jefe de los tres frentes. Vino en la primera expedición aérea (54 hombres). Este grupo hizo un aterrizaje forzoso, arribó de forma atropellada y se fragmentó. El avión estaba camuflado llevando las insignias dominicanas. Llegó a las montañas de Constanza. Ese domingo lucía un día caluroso y primaveral, sin nada de extraordinario en el infierno trujillista. Las fuerzas militares descubrieron la farsa y entablaron una feroz persecución contra ellos. Desde ese mismo momento les clavaron el estigma de ‘invasores’.

La propaganda causó estragos y creó un clima hostil. Claro, el trujillato había moldeado y manipulado por décadas a los campesinos. Trujillo había bautizado muchos niños y era compadre de muchos de ellos. Había impuesto la paz de los cementerios. Era un pequeño gran dios del Caribe: todo lo podía.

Las dos embarcaciones aportaron el resto de los hombres: 98 la ‘Carmen Elsa’, 46 la ‘Tínima’. Ambas padecieron angustias y sufrieron un calvario. Finalmente, después de muchos pesares, se pusieron en marcha y lograron desembarcar días después por Maimón y Estero Hondo. Para este momento, ya el régimen trujillista estaba enterado de los planes y la estrategia invasora, puesto que los primeros expedicionarios habían dejado mapas y otros documentos. Todo esto estaba en poder de los trujillistas.

Desde que desembarcaron sintieron el fuego y la persecución. Jaurías de campesinos, guardias y perros feroces persigueron despiadadamente a los patriotas, y les dieron caza. Las delaciones de los campesinos eran moneda corriente, animados como estaban por las tentadoras recompensas del régimen. A veces los acogían, los entretenían y los delataban. Los efectivos militares los sorprendían y los capturaban, enviándolos a una muerte brutal. Esto sembraba el terror en campos y montañas. Colgaban en público a los expedicionarios. Los lanzaban desde aeronaves sobre la pista de aterrizaje de la Base Aérea de San Isidro. Los fusilaban en esa misma Base, usando cadetes que improvisaban pelotones. Una orgía de sangre, terror y muerte.

Los sobrevivientes fueron seis: los dominicanos Poncio Pou Saleta, Mayobanex Vargas, Gonzalo Almonte Pacheco y Medardo Germán, y los cubanos Delio Gómez Ochoa y Pablito Mirabal. Estos hombres fueron mostrados como trofeos de guerra ante el mundo. La victoria trujillista había sido aplastante, brutal, sangrienta. El Jefe era el hombre más poderoso del Caribe. A Almonte Pachecho lo aniquilaron poco después de su liberación. Pablito Mirabal murió fulminado por un rayo.

El comandante Gómez Ochoa había tenido experiencia guerrillera en Sierra Maestra, al lado del legendario Fidel Castro. Enrique Jimenes Moya también había estado en las montañas cubanas, donde participara en la decisiva batalla del Maffo. Su osadía le valió el rango de capitán.

Los expedicionarios querían repetir la epopeya revolucionaria cubana. Pero esta hazaña era sencillamente irrepetible y singular. Aunque terminaron en fracaso militar, despertaron la conciencia adormecida de sectores medios y juveniles. Estas mentes calenturientas se rebelaron contra el tirano y formaron el poderoso Movimiento Clandestino 14 de Junio, liderado por Manolo Tavárez Justo, Minerva Mirabal y otros revolucionarios puros.

¡Loor eterno a la Raza Inmortal! ¡Tributo sincero y patriótico a la memoria de esos héroes! ¡Llora de alegría el alma nacional!

Si quieren saber más, ir a mi libro “Manolo: la ilusión heroica”.

La entrada Junio de 1959: rebeldía contra Trujillo, intento de liberación se publicó primero en El Nuevo Diario (República Dominicana).