Quiosco

Biden arremete contra recetas neoliberales ante empresarios

Presidente de los Estados Unidos minimiza la polémica de la cumbre y pide centrarse en asuntos “serios”

Los Ángeles.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reivindicó ante empresarios del continente americano que es momento de enterrar el neoliberalismo y adoptar políticas que fomenten trabajos mejor pagados.

“Tenemos que actualizar nuestra receta desde mi punto de vista para el crecimiento económico. En mi opinión, es hora de enterrar la economía de goteo”, dijo el mandatario durante un evento de la IX Cumbre de las Américas, que se lleva a cabo en Los Ángeles.

El efecto goteo (“trickle down”) es una teoría económica que tuvo un gran impulso durante la Presidencia del estadounidense Ronald Reagan (1981-1989), y que propone reducir los impuestos a las empresas y a las clases altas para estimular la inversión.

Biden defendió que “se puede hacer cualquier trabajo pagando buenos salarios y respetando los derechos de los trabajadores”, de manera que las familias tienen un mayor bienestar y así “ganan todos”, incluidos los empresarios.

En cambio, afirmó que las recetas neoliberales, que también fueron criticadas en su momento por el expresidente Barack Obama (2009-2017), generan “mayor inequidad, menor crecimiento, menor competencia y menor innovación”.

El mandatario también reiteró su apoyo a la sindicalización de los trabajadores, pues más de una vez se ha definido como “presidente prosindicatos”.

Asimismo, reivindicó utilizar organismos financieros internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para combatir las desigualdades en la región.

“Por ejemplo, tenemos que facilitar que los países de América Latina y el Caribe desarrollen infraestructura 5G sin tener que elegir entre invertir en un futuro digital o invertir en energía renovable”, expresó.

Transición energética en el Caribe

Estados Unidos anunció un plan de financiación para impulsar la transición hacia las energías limpias en los países del Caribe, naciones muy golpeadas por la crisis climática.

“Ustedes tienen una importancia crucial para nosotros en todos los sentidos, y espero que nosotros seamos importantes para ustedes”, dijo el presidente de EE.UU, Joe Biden, al participar brevemente en una reunión con los miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom) en el marco de la cumbre.

Biden confió en que haya una forma de “deshacer parte del daño que se hizo en los últimos cuatro años”, en alusión al mandato de Donald Trump (2017-2021), cuando -dijo- “las relaciones” con los países caribeños “no se tomaron muy en serio”.

El plan, bautizado como Alianza de EE.UU. y el Caribe para detener la crisis climática (PACC 2030, en inglés), servirá para identificar proyectos de energías renovables, suministrar asistencia técnica y facilitar las inversiones privadas para hacerlos viables.

“Estrechar la relación entre Estados Unidos y el Caribe es una prioridad para mí”, declaró la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, quien presidió el encuentro.

“A través de esta alianza, apoyaremos proyectos de infraestructura energética en cada una de sus etapas de desarrollo, desde el principio hasta el final”, prometió la vicepresidenta.

Harris afirmó que la crisis climática es “una crisis existencial para todo el planeta”, en la que el Caribe se encuentra en “primera línea”.

Además, defendió que la transición hacia energías limpias creará “grandes oportunidades económicas para toda la región”.

“Si trabajamos juntos para abordar esta amenaza, se beneficiará el pueblo de Estados Unidos y los pueblos del Caribe. Todos nos beneficiamos por reducir las emisiones”, dijo.

Biden minimiza polémica

Biden minimizó la polémica derivada de su decisión de no invitar a la Cumbre de las Américas a Cuba, Venezuela y Nicaragua, y pidió centrarse en resolver los “problemas serios” que afectan al continente.

“A pesar de algunos desacuerdos sobre la participación (en la Cumbre), en los temas sustantivos, lo que he escuchado es unidad”, dijo Biden.

Poco antes, Biden había presenciado cómo el presidente de Argentina, Alberto Fernández, y el primer ministro de Belice, John Briceño, criticaban duramente el hecho de que Estados Unidos no hubiera invitado a la cumbre a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

El Gobierno estadounidense justificó esa decisión al opinar que esos tres países no cumplen los estándares democráticos que suponen la esencia del sistema de cumbres, pero ese veto ha derivado en notables ausencias en la cita, que se celebra cada tres o cuatro años.

Preguntado este jueves por los periodistas por si le preocupa el boicot a la cumbre de presidentes como el mexicano Andrés Manuel López Obrador, la hondureña Xiomara Castro o el boliviano Luis Arce, Biden respondió con un tajante “no”.

Guterres pide nueva mirada por tema migración

El secretario general de la ONU, António Guterres, animó a buscar “una nueva mirada” sobre el tema de la migración que implique una mayor cooperación entre los países de origen, tránsito y destino de quienes tienen que abandonar sus lugares de origen por razones políticas o económicas. Guterres se refirió al tema al participar en la primera sesión plenaria de la Cumbre de las Américas, que se extenderá hasta el viernes y que precisamente tiene como eje principal el problema de los flujos migratorios en el continente. Se debe conseguir, dijo Guterres, “una nueva mirada sobre la migración con garantías de que las personas sean acogidas y protegidas y se les ofrezca la seguridad, la dignidad y el apoyo que todos merecemos de acuerdo con el Pacto Mundial para la Migración”. “Necesitamos mayor cooperación entre los países de origen, tránsito y destino, con los derechos humanos como elemento central”.

La entrada Biden arremete contra recetas neoliberales ante empresarios se publicó primero en Periódico El Caribe.