Quiosco

Mató a su esposa en San Valentín y después se casó con otra cerca de su tumba

Un hombre irlandés de 53 años que recibió condena porque mató a su esposa durante un viaje familiar a Marbella, España, desató indignación debido a que recientemente se casó con su nueva novia a pocos metros de donde está sepultada su primera compañera.

Pero eso no es todo. Los amigos de la joven fallecida condenaron que el sujeto, llamado Dermot McArdie, celebró la recepción de su segunda boda en el mismo hotel donde la familia se reunió para una «comida fúnebre». Esto, después de que sepultaran a su esposa Kelly-Ann Corcoran.

De acuerdo con el Sunday World, McArdie mató a su esposa -quien tenía solo tenía 29 años- el 14 de febrero de 2000. Luego de que estuviera internada y conectada a un soporte vital tras haber caído el día 10 del balcón ubicado en el cuarto piso del hotel donde se hospedaban.

Dermot -de entonces 39 años- aseguró que su mujer había caído luego de que el peso le ganara cuando trataba de evitar que uno de sus hijos se acercara demasiado al balcón; sin embargo, luego se descubrió que en realidad él la había empujado al vacío tras una discusión.

La familia regresó a Irlanda y sepultó a Kelly-Ann en un cementerio de la ciudad de Dundalk. Sin embargo, la justicia española investigó el caso y logró que McArdie fuera extraditado y juzgado por el asesinato de su esposa. Por lo que en 2008 fue encontrado culpable de homicidio luego de que su hijo declarara que “papá empujó a mamá”. El sujeto pasó dos años en la cárcel y tuvo que indemnizar a sus hijos y suegros con 220 mil Euros.

La controversial boda del asesino

Tras abandonar la prisión, Dermot volvió a Irlanda y comenzó una relación con Claire Dollard, mujer con la que lleva poco más de una década, según el Sunday World. Ambos se animaron dar el siguiente paso. Se casaron el pasado viernes 3 de junio en la iglesia de Saint Sursey, en Dundalk.

El problema no es que haya decidido rehacer su vida con otra mujer, sino que la indignación de los familiares y amigos de su ex esposa tiene su origen en que la ceremonia religiosa fue en la iglesia que está junto al panteón donde reposan los restos de la joven asesinada. Quien dicho sea de paso, fue enterrada con su vestido de novia.

“Si te divorcias de tu esposa, no te dejarán volver a casarte en una iglesia católica. Pero si matas a tu esposa, te dejarán casarte en una iglesia que está ni a 40 metros de la tumba de la mujer que mataste. Eso no está bien. Es peor que insultar a la memoria de Kelly-Ann”, declaró una amiga de la joven difunta al medio local irlandés.

La entrada Mató a su esposa en San Valentín y después se casó con otra cerca de su tumba se publicó primero en Periódico El Caribe.