Quiosco

“De que me quedo en la música, ¡me quedo!”

Gran talento para la salsa, buena voz, afinado y de excelente soneo, se proyecta como una futura estrella

Luis Vázquez tiene 16 años y acaba de participar en Premios Heat en el homenaje a Gilberto Santa Rosa. Con año y medio en la salsa, promete mucho. Es la segunda vez que participa en un evento internacional. Andaba acompañado de su padre y su manager. Premios Heat le dio un reconocimiento a Gilberto Santa Rosa, en el que participaron el venezolano Nacho, la colombiana Fanny Lu y el adolescente boricua.

“Déjala que suba / que yo la agarro bajando”…, entró cantando Luisito, después que Nacho cantara “Conciencia”, y a dúo con Fanny Lu “Que alguien me diga”, ambos de Omar Alfanno. “La agarro bajando”, de Javier Montes Quiles, fue seguida por “Perdóname”, de Jorge Luis Piloto, momento en que Luisito llamó a Gilberto a escena para su improvisación.

Horas antes habíamos conversado con el salsero más joven, al menos del evento. Locuaz como pocos, disciplinado, honesto, le acompaña la calidad artística. Probablemente en poco sea una gran estrella.

¿Has leído El Pequeño Príncipe, de Saint Exupery?
No. No lo he leído.

Pues léelo, porque a partir de ahora te vas a llamar así “El Pequeño Príncipe de la Salsa”…
¡Oh, qué lindo! ¡Me gusta ese nombre!

Luis Vázquez, ¿y el apellido de tu mamá?
Torresola. Un apellido histórico de Puerto Rico. Pero ese es un tema muy largo…

Mezclas la salsa a veces con elementos de la música urbana…
Se pudiera decir que sí. Nosotros lo que queremos hacer es atraer esa juventud que, ahora mismo, como todo el mundo sabe, está inclinada por el género urbano. Pero nosotros queremos hacer algo diferente, obviamente hacer nuestra salsa boricua -como bien mencionas-, que es un sonido diferente a lo que es la salsa cubana, la salsa de Nueva York. Y queremos meterle esos toquecitos urbanos también, para que cuando escuchen esta salsa digan “es nueva juventud”. Nueva cepa lo que viene.

Nosotros tratamos de tener esos arreglistas y compositores también de la nueva generación, para estar en ambiente. Yo, poder interpretarla y aportar mi granito de arena. Y hacer el resultado. O sea, llevar todo a la mesa, a ver si al público le gusta lo que vamos a hacer.

Y vinimos acá, a República Dominicana, a traer nuestra música. Nunca había estado por acá, es la primera vez aquí en RD, en Punta Cana y en los premios Heat también. Venimos a darlo todo, para tratar de enamorar esa gente dominicana, a quienes sé les gusta mucho la salsa y la música tropical.

¿Por qué te decidiste por la salsa?
Yo vengo de unas raíces y una familia, totalmente de la música tropical… Yo vengo de la bomba y de la plena puertorriqueña.

A mis cinco años de edad comienzo cantando plena, con un grupo llamado Los Bravitos de la Plena, conformado por mi hermano que es percusionista, primos míos, amigos. Y esta idea viene mi papá, que tenía un grupo que se llamaba Los Bravos de la Plena. Y nosotros éramos Los Bravitos de la Plena, donde estuve hasta los 14 años de edad. Y ahora que se me da la posibilidad de abrirme paso en este mundo de la salsa. Estoy en la misma línea: lo tropical, lo cultural de allá de la Isla del Encanto.

¿Quién te embulló a meterte a eso?
Todo esto viene de mi escuela, que es especializada en música, donde tengo un maestro de nombre Manolito Rodríguez, que sí ha venido por acá por República Dominicana. Un gran timbalero y un gran cantante también, que es quien me ha dado la oportunidad de cantar en mi plaza pública de Cidra, de donde soy. Me toca cantar salsa en ese momento y yo lo que cantaba era plena. Allí estaba el señor Andy Montañez y mi actual manejador. Y Andy Montañez le dice: “Ese nene puede tener mucho futuro en la salsa”. Mi equipo de trabajo estaba pensando en un proyecto de un cantante solista salsero; para hacer algo diferente dirigido a esa juventud. Así que: ¡un gran comienzo! Y de verdad que sigo motivado e inspirado de hacerlo.

¿Cómo te va con la improvisación?
Vengo de la plena desde pequeño, escuchando cantantes como Richard Martínez, el gran Tito Matos, fallecido. De ellos vi que en la plena lo que haces es improvisar. Obviamente en la salsa es distinto, porque tienes que llevar la clave. Es diferente, y tengo que adaptar un poco más, pero eso se practica. En micada pongo un Gilberto, un Victor Manuelle, soneros como Ismael Rivera, un Cheo Feliciano, y veo como le meten su sazón, para poder sonear, como decimos los salseros. Y es diferente a lo que se hace en la plena, pero de que ya me he adaptado, me he adaptado algo.

¿Quién te abrió las puertas?
Gilberto, El Caballero de la Salsa fue el primero que me dio la oportunidad de abrirle el concierto en Orlando en el 2021. Y ahora aquí en los Premios Heat.

¿Quieres componer también?
Quisiera. Voy aprendiendo de los compositores que me han ayudado. Y como que voy queriendo ya tener el cuerpo de la canción y yo mismo hacer los soneos.

Mis estudios van enfocados tras la escuela a lo que es Music Bussines, el fundamento de la música, la producción, la historia y la composición. Es importante saber de todo. Estoy enfocado y con los pies bien puestos, de que voy a seguir aprendiendo mucho.

El Pequeño Príncipe de la Salsa

El 12 de febrero del 2021 debutó en la salsa y ese día lanzó su primera producción titulada “Comienzos”, con 3 temas compuestos por Juan Miguel del Orto, compositor venezolano y cantante, tres del boricua Daniel Santiago y otro de Magneto y uno de Proyecto N. Hace un mes estuvo en los Latin American Music Awards. Premios Heat es su segundo evento. Estudia 10mo. grado. Apegado a su terruño, asegura que no deja su loma en Cidra. Se siente feliz del apoyo de las jóvenes de su escuela, que pusieron posters para que votaran por él.

La entrada “De que me quedo en la música, ¡me quedo!” se publicó primero en Periódico El Caribe.