Quiosco

Gerrit Cole vence a los Tigres de Detroit

Gerrit ofreció exactamente el tipo de joya de pitcheo con la que soñaban los fanáticos de los Yanquis cuando firmó un contrato por 324 millones de dólares.

Aaron Judge aportó buena ofensiva en el día en que se obsequió a los aficionados un muñeco cabezón con su imagen. Y Manny Bañuelos lanzó finalmente con el uniforme a rayas de Nueva York, cumpliendo un sueño de su adolescencia que luego se le había escapado.

Cole llevó un juego perfecto hasta la séptima entrada, una noche después de que su compañero Jameson Taillon dejó escapar otro en la octava, pero los Yanquis terminaron aplastando el viernes 13-0 a los Tigres de Detroit.

“Oí que coreaban mi nombre, lo que me pareció mágico”, dijo Cole.

Casi perfecto. Otra vez.

Judge pegó jonrón y consiguió cuatro imparables, y Nueva York obtuvo su mayor margen de victoria en un encuentro desde 2009.

Los Yanquis son el primer equipo con lanzadores que han llevado juego perfecto de seis entradas o más en días consecutivos al menos desde 1961, de acuerdo con Elias Sports Bureau.

José Treviño, Anthony Rizzo y Matt Carpenter también consiguieron jonrones por Nueva York en contra del novato Elvin Rodríguez (0-1), quien cargó con 10 carreras en su tercera apertura en las Grandes Ligas.

Los Yanquis, líderes de las mayores ganaron por octava vez en 10 partidos, enfriando a los Tigres, equipo en cuarto lugar que le sacó cuatro de cinco partidos a Minnesota, líder de la Central de la Liga Americana.

Jonathan Schoop arruinó la noche perfecta de Cole con dos outs en la séptima. La rola de Schoop saltó por el medio, justo superando el lance del segunda base DJ LeMahieu, quien luego se deslizó para detener una pelota conectada por el venezolano Harold Castro para el segundo out.

“Ataqué la esquina, pero la pelota no rompió tanto como yo hubiera querido”, dijo Cole.

Cole (5-1) recibió una ovación de los 42,026 fanáticos en Yankee Stadium. Seguramente algunos estuvieron una noche anterior cuando Taillon perdió su juego perfecto en la octava contra Angelinos de Los Ángeles.

Jared Walsh arruinó el esfuerzo con un doble para abrir la entrada, que golpeó en el guante al shortstop Isiah Kiner-Falefa.

Cole fue retirado después de siete innings en blanco y dos imparables aceptados con nueve ponches en 102 lanzamientos. Tomó una tableta en el dugout en cuanto terminó la séptima entrada y revisó la jugada de Schoop varias veces.

En la historia de las ligas mayores se han registrado sólo 23 juegos perfectos, incluidos dos antes de 1900.

Bañuelos relevó a Cole para aparecer en las mayores por primera ocasión desde 2019. El mexicano puso fin a l faena de penas tres hits.

Otrora un prospecto destacado de los Yanquis, el serpentinero de Gómez Palacio debió jugar en la liga de su país y en Taiwán, en su camino de vuelta hacia las mayores.

“Es increíble”, dijo. “Es algo grande para mí. Lo he esperado mucho tiempo”.

Por los Tigres los venezolanos Miguel Cabrera de 3-1 y Harold Castro de 4-0 y los boricuas Javier Báez de 3-0 y Willi Castro de 4-0.

Por los Yanquis el dominicano Miguel Andújar de 5-1 con una anotada.


Ir a la fuente

Agregar comentario