Quiosco

Riego tecnificado ahorraría mucha agua

El titular de Tecnificación Nacional de Riego, Claudio Caamaño, abogó por que en la República Dominicana se preste mayor atención a los sistemas que permitan la disminución del consumo del agua en productos del sector agrícola porque, según explicó, el ahorro anual del líquido sobrepasaría la capacidad de importantes presas en el país. 

Durante una entrevista concedida a Diario Libre el funcionario citó con un ejemplo cuánto se ahorraría en agua al utilizar otros métodos de riego más eficientes. “Aquí siembran 350 mil tareas de guineo y más del 90% es por inundación. Si esas tareas que están sembradas de banano por inundación nostros pudiéramos pasarlas a micro aspersión, solamente con eso, la República Dominicana cerraría cada año 1,924 millones de metros cúbicos de agua, es más de la capacidad de las seis de las principales represas de este país juntas”, sostuvo.

Caamaño añadió que “en términos de costos, cuesta 12 veces más el desperdicio que el ahorro. Para el mismo Estado y el gobierno ayudar aportar a la tecnificación es muy rentable”. 

Sin embargo, el tema del costo también es visto como una de las barreras de la tecnificación de riego en el país. 

“Los sistemas de riego son costosos, implican un pico de inversión que podría rondar los 30 mil pesos por tarea, para un productor que tenga 20 tareas, son 600 mil pesos. La idea es disminuir ese costo”, añadió.

Según Caamaño, es por ese costo que los productores prefieren que el Estado construya más presas, en vez de asumir tecnologías que hagan más eficiente el uso del agua en sus cultivos. Ante esta situación la Comisión de Fomento a la Tecnificación del Sistema Nacional de Riego busca desarrollar un esquema de bonificación, con el que pequeños productores puedan obtener un bono de inversión que abarque hasta el 80% del costo para la instalación de sistemas de riego más eficaces. 

La otra barrera para la implementación es la técnica por lo que la dirección que dirige busca mitigar a través de capacitaciones a los productores para que aprendan a cómo manejar estos sistemas, que pueden tener una duración de 10 años si se capacita a los productores para su mantenimiento. 

Poca confianza de los productores 

La falta de confianza en el riego tecnificado por parte de algunos productores ha sido una de las barreras más difíciles de enfrentar en la búsqueda de un eficiente uso del agua en el sector agrícola. “Hay personas que sencillamente no creen en eso (sistemas de riego tecnificado)”, sostuvo el funcionario, quien indicó que hay productores que han manifestado no entender cómo mediante un sistema de gota a gota, por ejemplo, puede beneficiar a una planta a la que por años “le han metido mucha agua”. Señaló que esta dificultad se agudiza ante dos factores: las zonas empobrecidas del país y el hecho de que métodos como el sistema de inundación o riego por surcos, cuyo desperdicio del agua supera el 80%, se han usado por generaciones. Sobre el primer aspecto indicó: “No es lo mismo hablar de goteo en el suroeste que en el noroeste. Añadió que en las regiones más pobres del país se requiere, en principio, un trabajo de inducción. Indicó que por fortuna la barrera se ha ido rompiendo de a poco.

Más detalles sobre la institución

La Comisión de Fomento a la Tecnificación del Sistema Nacional de Riego fue creada mediante el decreto 204-21 de fecha 30 de marzo de 2021, con el objetivo de coordinar la elaboración y ejecución de la Estrategia Nacional de Tecnificación de los Sistemas de Riego. Sobre la institución, Caamaño indicó que en el país existía “un limbo”, en lo relacionado con el riego predial o en las fincas. De igual forma sostuvo que no existía una política pública definida hacia eficientizar el agua dentro de las fincas “y por eso se crea esta entidad, que está vinculada a Agricultura, Medio Ambiente, el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa), el Bandex, entre otras instituciones”. Caamaño sostuvo que actualmente no han comenzado el desarrollo de proyectos de tecnificación. En estos momentos han comenzado con el diagnóstico para entender la problemática del sector. Agregó que la meta física para el 2022 es tecnificar 20 mil tareas, como parte de un plan piloto, que abarcaría las regiones del suroeste y el noroeste de la República Dominicana, las cuales fueron identificadas como las que requieren un trabajo prioritario.

 

Ir a la fuente

Agregar comentario