Quiosco

Salvadoreños celebran cosecha de frutas

Centenares de salvadoreños cargando frutas en palancas de madera recorrieron el martes el poblado de Santa María Ostuma, en el centro de El Salvador, para agradecer a la Santa Cruz por la abundante cosecha.

A ritmo de bandas de música y el estruendo de pirotécnicos, la jornada se inició en las primeras horas de la mañana cuando habitantes de comunidades del área rural acomodaban en palancas piñas, zapotes, cocos, naranjas, racimos de bananos y otras frutas para el tributo tradicional en Santa María Ostuma, ubicada a 65 km al este de San Salvador.

Antes de iniciar el recorrido, los participantes toman chaparro, una bebida alcohólica artesanal con el fin de “duplicar” la fuerza para cargar la pesada dotación de frutas.

“Es una actividad cultural de la comunidad que viene desde 1935”, declaró a la AFP Sergio Mejía, de 60 años, un fruticultor que todos los años participa de la celebración que atrae a centenares de visitantes de otros municipios.

Enclavada entre montañas, la población de Santa María Ostuma destaca por sus cultivos de piña, cítricos y una variedad de frutas tropicales. En el recorrido, los más pobres muestran sus frutos en canastas confeccionadas con bambú o sacos.

“Aquí está la mayor tradición, aquí es donde se da (se exhibe) lo mejor de la fruta”, dice con orgullo Carlos Funes (40), uno de los cargadores de una colorida palanca en la comunidad de San José El Carrizal, en la periferia de Santa María Ostuma.

Personajes de la mitología local como el diablo, el cipitío y los enmascarados de mayo danzan en plena calle y sorprenden y asustan a los distraídos.

La fiesta termina al amanecer del 1 de junio con el reparto de toda la fruta, antes se nombra a los “mayordomos (oficiales)” para que asuman el compromiso de sacar las palancas el próximo año “para que la tradición no se termine”, explicó Mejía.

Ir a la fuente

Agregar comentario