Quiosco

¿Qué más?

El director de Migración ha hecho referencia de una comunidad de Bávaro, asentamiento de miles de indocumentados haitianos, que se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos del país, donde no pueden ingresar policías ni agentes de Migración, un buen ejemplo de las implicaciones que supone el descontrol migratorio.

Durante una comparecencia por radio, Enrique García se refirió a la localidad “El Hoyo de Friusa”, encartada en un municipio turístico vecino de Punta Cana, en la provincia La Altagracia, de la que dijo “está tomada por nacionales haitianos”.

La gravedad de lo dicho por ese funcionario no estriba en que en ese lugar residan muchos o pocos extranjeros indocumentados, sino en que al sitio no pueden ingresar policías ni oficiales de Migración, además de la elevada incidencia de crímenes y delitos que se le atribuyen.

García dijo que en una oportunidad la Dirección de Migración realizó un operativo para detener a extranjeros indocumentados en esa localidad, para lo cual tuvo que auxiliarse de 150 militares, helicópteros y drones, pero aun así el sitio mantiene el rango de muy peligroso.

El funcionario adelantó que las autoridades volverán a intervenir «El Hoyo de Friusa” con el objetivo de detener y repatriar a quienes se encuentren bajo condiciones de ilegalidad, por lo que se presume que deberán requerir de nuevo el concurso de tropas militares y equipos aéreos de apoyo.
No hay por qué dudar de que lo descrito en esa comunidad de Bávaro se replique en muchas otras, donde negligencia, indiferencia y conveniencia se combinan para consolidar asentamientos de indocumentados que propias autoridades confiesan que no pueden controlar.

El Instituto Duartiano ha advertido sobre el peligro que representa para la seguridad interior de República Dominicana un tipo de descontrol migratorio que implique el ingreso y establecimiento en territorio nacional de bandas armadas que operan en Haití.

Hay que entender y aquilatar la gravedad que entraña la revelación hecha por el director de Migración de que indocumentados impiden el acceso a una comunidad dominicana de autoridades y que, al igual que en Ciudad Juan Bosch, solo se podría ingresar con un contingente militar. ¿Qué más tiene que suceder?

Ir a la fuente

Agregar comentario