Quiosco

¿Qué hay detrás del éxito de José Ramírez?

EL NUEVO DIARIO, CLEVELAND.- Que el dominicano José Ramírez sea el corazón ofensivo de Cleveland no es nada nuevo. Pero, de alguna manera, cada vez que se pone sus ganchos, encuentra una nueva manera de impresionar a su compañeros, coaches y aficionados.

“No sé cómo explicarlo”, dijo el abridor de los Guardianes Zach Plesac. “Realmente, es una locura”.

Los hechos de Ramírez hablan por sí solos. Aunque nunca ha ganado el premio a Jugador Más Valioso, ha terminado entre los primeros seis en cuatro de las últimas cinco votaciones (y va camino a competir nuevamente por el galardón en el 2022). Ha sido convocado a tres Juegos de Estrellas, ha ganado tres Bates de Plata y ha sido uno de los bateadores más consistentes de Grandes Ligas en las últimas seis temporadas.

¿Cómo ha logrado mantener ese nivel? Bueno, los números pueden explicarlo.

Swings fallidos… o la falta de ellos

Tal vez sea un número interesante ahora, debido al ascenso de Steven Kwan, pero el dominicano ha estado haciéndolo por años. El estelar antesalista es el único jugador en las Mayores en ubicarse al menos en el 90mo percentil de tasa de swings en blanco (o falta de) desde el 2015.

Su combinación de habilidades élites, reconocimiento de la forma en la que se le lanza y su capacidad de aprovechar los pitcheos fuera de la zona (hablaremos de eso luego) lo han separado del resto de MLB. Para sorpresa de nadie, ha comenzado de una manera similar en esta campaña, con una tasa de 11.2% de swings fallidos, el tercero más bajo entre los bateadores calificados.

“No sé si la gente sabe cuán inteligente es”, dijo el manager de los Guardianes, Terry Francona. “No se puede ser así de bueno sin ser muy inteligente sobre cómo están atacándote. Fuera de liga”.

Aprovecha las cuentas de pitcheo

Desde el 2018, Ramírez ha tenido 159 veces al bate con cuenta de 3-0, excluyendo boletos intencionales, con lo que iguala la cuarta mayor cantidad de las Mayores. Sólo se ha ponchado en dos de esas veces, la menor cantidad de abanicados entre los jugadores con al menos 95 ocasiones en cuenta de 3-0. Tiene un slugging de 1.117 en ese escenario, lo que es, por mucho, el mejor entre todos los jugadores con al menos 400 juegos disputados desde el 2018.

Saca provecho de lo que le ofrecen

Nadie disfruta lanzarle al Ramírez. Pero este año, podría ser más fácil para los contrarios, teniendo en cuenta la poca experiencia de la alineación que rodea al dominicano. Pero eso no lo ha afectado.

“Nuestra alineación es joven, así que está siendo atacado como nadie en el deporte”, dijo Francona. “Pero es tan inteligente que encuentra la manera de ser productivo”.

Un 55% de los pitcheos que ha visto Ramírez son fuera de la zona, con lo que iguala en el séptimo lugar más alto en las Mayores (mínimo 650 pitcheos). Ante ellos, Ramírez tiene 16 hits, a uno de los líderes en las Mayores, el venezolano Luis Arráez y el curazoleño Ozzie Albies (17).

El arte de batear al momento justo

Durante su década de carrera, Ramírez ha sido reconocido por ser un bateador oportuno, con un promedio de por vida de .297 y un OPS de .918 con corredores en posición de anotar.

“Escuchas al [vicepresidente ejecutivo de los Atléticos] Billy Beane decir que es suerte. No estoy de acuerdo”, señaló Francona. “Creo que algunos muchachos saben cómo empujar carreras. José es uno de ellos”.

Ramírez suma 52 remolcadas en apenas 46 partidos de los Guardianes. Es apenas la 14ta vez en la era de la expansión (desde 1961) que un bateador tiene al menos 50 impulsadas en los primeros 45 juegos de una temporada. Sí, 14 suena como un grupo grande, pero la lista es impresionante: El dominicano Manny Ramírez (dos veces), Joe Carter, Ken Griffey Jr., el venezolano Miguel Cabrera, el quisqueyano Albert Pujols, los puertorriqueños Edgar Martínez y Juan González, Mark McGwire, el quisqueyano Julio Franco, Tino Martínez, Jason Giambi y Todd Helton.

“Es el mejor jugador del deporte, sin dudas”, culminó Plesac.

La entrada ¿Qué hay detrás del éxito de José Ramírez? se publicó primero en El Nuevo Diario (República Dominicana).

El Nuevo Diario