Quiosco

La Fed no ve motivo para prever pausa en alza de tasas

La vicepresidenta de la Reserva Federal (Fed, banco central) de Estados Unidos, Lael Brainard, estimó este jueves que no había razones en estos momentos para prever una pausa en el alza de las tasas de referencia en septiembre, ante una inflación que sigue siendo elevada. 

"En este momento, es muy difícil ver una justificación para una pausa (sobre las alzas en la reunión de septiembre). Tenemos mucho trabajo por hacer para llevar la inflación a nuestra meta de 2 por ciento", declaró Brainard a la cadena CNBC. 

Destacó que la prioridad era "bajar la inflación" aunque la economía se ralentice "con el tiempo", y añadió que era "muy pronto" para decir en qué momento se debilitará la demanda y cuándo la escasez de mano de obra se acabará.

En la misma tónica del presidente de la Fed, Jerome Powell, indicó que la decisión sobre las tasas de interés se toma en función de los indicadores económicos, por lo que habrá que esperar a su publicación durante el verano boreal.

A más corto plazo, dos alzas adicionales de medio punto de las tasas de referencia, en la reunión del Comité de Política Monetaria prevista para el 14 y el 15 de junio y luego en la del 26 y 27 de julio, "parecen ser un ritmo razonable", señaló.

La Fed comenzó a contraer su política monetaria en el segundo trimestre, subiendo las tasas dos veces, un cuarto de punto porcentual en marzo y medio punto a inicios de mayo.

"Haremos evidentemente todo lo que sea necesario para reducir la inflación. Es nuestra prioridad", insistió.

En otra gran etapa de la normalización de la política monetaria, la Fed comenzó el miércoles a reducir su balance, después de haber comprado títulos durante la pandemia de covid-19 para inundar el mercado de liquidez y permitirle que siga funcionando.

"Estoy convencida que las herramientas de las que disponemos comienzan a tener el efecto deseado en términos de desaceleración de la demanda", dijo Lael Brainard, gobernadora de la Fed desde 2014 y en el actual cargo desde el 23 de mayo.

La inflación se ralentizó un poco en abril, tras alcanzar en marzo los máximos de los últimos 40 años. 

Se mantiene, sin embargo, en un nivel muy elevado, del 6.3% en un año según el índice PCE -del banco central- y del 8.3% según el índice CPI -sobre el que se indexan, en particular, las pensiones-.

Ir a la fuente

Agregar comentario