Quiosco

La actitud de Turquía en la OTAN

Recibida con los brazos abiertos por la OTAN, como un muro en el flanco suroeste de la Unión Soviética, Turquía no tuvo igual acogida en sus aspiraciones de ingresar como miembro pleno de la Unión Europea o sus versiones previas. Elogiada como un pilar estratégico para la defensa de Occidente frente a la expan- sión del comunismo, Turquía aceptó albergar bases militares y misiles balísticos estadounidenses, y su ejército se convirtió en el segundo más grande de la organización.

Los frecuentes golpes de estado perpetrados por los militares turcos eran tolerados por sus socios de la OTAN, más interesados en protegerse de los rusos que en las libertades de que disfrutaba la población de un país que nunca consideraron ser equivalente a los suyos. Una tras otra de sus peticiones de unirse a Europa fueron aplazadas con diferentes excusas, lo que sin duda contribuyó a que el islamismo desplazara los fundamentos seculares establecidos por el fundador de la república turca, para dar paso al convencimiento de que los europeos nunca aceptarían al país en pie de igualdad.

Aunque sigue siendo parte de la OTAN, hay dudas de que Turquía esté realmente dispuesta a acudir en defensa de Occidente en caso de un conflicto militar. Su actitud en el caso de Ucrania tiende a reforzar esa sospecha, compartida discretamente por varios expertos militares. En lugar de asumir una posición definida de condena a los rusos por la agresión de que la OTAN la culpa, prefirió ubicarse como mediador en las negociaciones entre las partes en conflicto.

Esa situación sirve para ponderar hasta qué punto es factible mantener una alianza militar duradera entre naciones con grandes disparidades económicas, en la que la parte pobre se siente postergada y tratada inequitativamente. 

Circunstancias coyunturales pueden hacer convenientes pactos de defensa recíproca, pero eventualmente la fortaleza de las diferencias económicas hará sentir su presencia, debilitando la relevancia de los vínculos estratégicos.

Ir a la fuente

Agregar comentario