Quiosco

Embajador resalta bachata es un instrumento de trabajo

Santo Domingo.- La música es un lenguaje universal y por consiguiente una herramienta para acercar a los pueblos. Las naciones que así lo entendieron asumieron exitosamente la diplomacia blanda como mecanismo de promoción.

Estado Unidos, Argentina, México y más reciente Corea, entendieron a tiempo el poder de la música para lograr objetivos a corto plazo. 

Justo en este momento, el género bachata experimenta una extraordinaria aceptación en el mundo, la cual se extiende a todo el continente asiático.

Para suerte de la cultura musical de República Dominicana un embajador dominicano ha entendido la importancia de la diplomacia cultural en las relaciones internacionales actuales.

Durante la pandemia de la covid-19 la embajada dominicana en Japón organizó un evento, en coordinación con el instituto Cervantes de Tokio, en torno a la bachata y los reportes de conexión virtual arrojaron cifras récord nunca antes registradas, según directivos de esta prestigiosa institución.

Roberto Kataka, diplomático de carrera y designado embajador de Japón por el presidente Luis Abinader en noviembre 2020, conversó con Que Pasa sobre este evento y otros temas en lo concerniente a la diplomacia cultural.

Por experiencia propia  Kataka considera que una de las mejores formas de fortalecer la imagen de un país es a través de los temas culturales.

“Si hacemos una revisión a la historia uno se da cuenta de que los imperios y las grandes potencias, de una forma u otra basan todas sus ejecutorias y maniobras para fortalecer su imagen, incluso, a nivel internacional, en temas de cultura que es el soft power (poder blando) de las relaciones internacionales y en República Dominicana eso lo hemos desconocido”, analiza el diplomático.

Destaca que ahora, bajo la visión del canciller Roberto Álvarez, se están dando los primeros pasos para retomar lo que en algún momento algunos hicieron, pero se había olvidado.

Puedes leer: RD desplaza a Polonia y logra récord Guinness de la bachata

“Y es el tema de la cultura, qué cosas nos unen como pueblo, como familia y qué cosas desde ese vórtice puede producir a nivel internacional una imagen positiva para República Dominicana”. 

El diplomático considera la música como un elemento para producir esa imagen positiva. “Pensemos en lo que ha sido el tango para Argentina, el flamenco para España, la samba para Brasil, el son para Cuba. Nosotros, que tenemos dos ritmos que han sido declarados Patrimonio Cultural e Inmaterial para la Humanidad en total apogeo y crecimiento, debemos hacerla parte de nuestra política cultural”.

Considera que cuando se está en el exterior el sentimiento patrio se exacerba muchísimo más, por lo que el género funciona en una doble dimensión: de alguna manera unifica a los dominicanos, y al extranjero, en este caso al japonés, le da a conocer el país de una manera espectacular.

“Muchos japoneses creen que la bachata es de España y viendo esa realidad, con un ritmo nuestro, para mí, en las relaciones internacionales y como elemento de política exterior, me sirve bastante. Si alguien como diplomático desconoce la forma en que estos ritmos autóctonos pueden ayudarnos, es un desperdicio”, asegura el embajador.

EL DATO

Luis Abinader

El presidente Luis Abinader ha reiterado en que el Estado debe apoyar la cultura desde todas sus vertientes e incluso aprovechó la visita al país de la actriz Jane Chaplin, hija del ícono mundial del cine Charlie Chaplin, para reiterar su compromiso con la cultura y especialmente con la bachata.

Jane visitó entonces el país como madrina del proyecto cinematográfico ADN Bachata que convertirá República Dominicana y el género de amargue en el centro de atención cuando el mismo comience a recorrer los más importantes festivales internacionales de cine.

UN APUNTE

Conferencias

El pasado año el embajador Roberto Kataka celebró un festival de bachata con tanto éxito que tendrá que repetir en noviembre próximo. Ha dictado alrededor de 10 conferencias, con distintas temáticas, en universidades de Japón, como la universidad de Meiji de Tokio, donde dictó una conferencia y al final puso a los alumnos a bailar bachata.

Ir a la fuente

Agregar comentario