Quiosco

Conectar desde el conflicto

La mayoría de los padres que llegan a consulta expresan preocupación por las interacciones con sus hijos cuando les llaman la atención. Pocos de ellos piensan en las repercusiones que esto pueda tener en sus vidas pero sí les preocupa que muchas veces no lo hacen de la manera más efectiva o simplemente nada parece funcionar, y esto es precisamente por la desconexión que se genera en un momento en donde debía ocurrir todo lo contrario. 

Algunas de las destrezas que les enseñamos a nuestros hijos a través de la forma en que hacemos el llamado de atención son:

  • Habilidad de resolución de conflictos.
  • Permanencia del vínculo a pesar de desacuerdos.
  • Capacidad de negociación.
  • Normas sociales y de convivencia.

Entre muchas otras cosas más. 

Entonces ¿qué pasa si no conectamos con ellos y solo intentamos controlar una conducta? definitivamente el aprendizaje no será óptimo, viviremos frustración y el vínculo puede verse afectado. La clave es que: en lugar de decir qué hacer es importante hacer preguntas de razonamiento y llevarles a la reflexividad. Que ellos mismos conectando con la situación y emociones puedan llegar a la conclusión del por qué de su acciones, las consecuencias que esto pueda tener y las decisiones asertivas futuras a tomar. Todo esto en el marco de una conversación que no tiene que ser agresiva para transmitir autoridad.

Algunas estrategias que puedo darte para llevarlo a cabo son:

  • Eviten conversar en el momento más acalorado, las personas se calman y luego razonan.
  • Hazle preguntas abiertas en lugar de preguntas con juicios. Por ejemplo: en lugar de decir ¿Entonces haces ese ruido para molestarme? Puedes decirle ¿Cómo crees que se sienten las demás personas cuando haces ese ruido?
  • Llévale a sacar la conclusión de la consecuencia de su acto en lugar de venderlo como castigo. 
  • Invítale a pensar en otras formas de solucionar el conflicto de manera distinta si se presenta otra ocasión.

Muchas veces los padres sienten la necesidad de imponer castigos o consecuencias drásticas para hacerse ver como los padres efectivos que la sociedad ha vendido que hay que ser. Sin embargo, esto solo lleva a  llenar el propio ego y distanciar la relación. 

 

Lic. Clarissa Guerrero Subero, M.A.

Psicóloga Clínica Especialista en Terapia Infanto-Juvenil y Parentalidad Consciente

Instragram y Facebook @lic.clarissaguerrero

Clarissa Guerrero Subero

Clarissa Guerrero Subero

Psicóloga Clínica
Especialista en Terapia Infanto-Juvenil y Certificada en Parentalidad Consciente.